Tal como lo decían las encuestas, Daniel Ortega nuevamente se alzó con la victoria el pasado 6 de noviembre en las elecciones de Nicaragua.

A partir de este enero inició su tercer periodo consecutivo en la Presidencia (2007-2011, 2012-2016, 2017-2021) y su cuarto periodo en la historia política de Nicaragua (1984 1990).

De acuerdo con los datos del Banco Central de Nicaragua, los últimos 10 años de gobierno sandinista se han caracterizado por un constante crecimiento de la economía; en el año 2015 la tasa de crecimiento fue de 4.9% y se espera que este año se finalice con 4.5%.

Según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), el crecimiento es gracias principalmente al crecimiento de las exportaciones, sobre todo de zonas francas, después de que fueron removidas algunas barreras arancelarias, así como expectativas de mayor producción agropecuaria en 2016.

PUBLICIDAD

Puedes leer: Nicaragua anuncia 10 inversiones para zonas francas

El gobierno ha dicho que en el nuevo periodo seguirá con el mismo plan que se ha venido desarrollando, del que poco se sabe a ciencia cierta, pero se conoce que prioriza la promoción de la inversión extranjera y la ayuda social; los expertos confían en que continuará el buen desempeño de la cartera de crédito que, además de la inversión, también promueve el consumo privado.

No obstante, se prevé una reducción en la tasa de crecimiento del sector construcción. El pronóstico de crecimiento para ese sector en 2017 también es de 4.5%.

Sin embargo, hay quienes auguran un panorama negativo. Sobre la cabeza del nuevo gobierno pende la amenaza de la aprobación en el Senado estadounidense y posteriormente el visto bueno del Ejecutivo de los Estados Unidos del proyecto de ley de Condicionalidad de Inversiones en Nicaragua, también conocido como Nica Act.

El analista y exdiputado de la oposición Enrique Sáenz asegura que para vislumbrar el futuro próximo es necesario analizar tres factores importantes que han motivado el crecimiento económico y que han sufrido modificaciones: el aumento de precios en las exportaciones, la ayuda venezolana y las remesas familiares.

Se espera que las exportaciones tradicionales continúen tratando de ganar la batalla a los bajos precios internacionales. En el primer trimestre de 2016 las exportaciones de bienes tradicionales decrecieron, el pronóstico es que se recuperen en 2017 junto con las exportaciones de zonas francas que si tendrán un crecimiento superior. Funides cree que se recuperarán a medida que los choques que se sintieron en 2015 como la pérdida de los tpl en las exportaciones de zonas francas, se vayan disipando.

Venezuela, el mayor aliado de Nicaragua con Ortega

Desde que Daniel Ortega llegó al poder (en el año 2007) Venezuela ha sido uno de sus principales colaboradores, ha enviado a Nicaragua más de 4,440 mdd, pero la caída de los precios del crudo, más la crisis que vive ese país, han obligado a que la ayuda vaya decreciendo desde el año 2013.

Según datos del Banco Central en 2015 el flujo que recibió Nicaragua de parte de Venezuela fue de 306.8 mdd en concepto de préstamo, gracias al Acuerdo de Cooperación Petrolera en el cual Venezuela realiza los créditos concesionales a 25 años de plazo, incluyendo dos años de gracias y una tasa de interés de 2% anual.

En este año 38% de este monto fue dirigido a proyectos sociales y 62% a proyectos socioproductivos. Adicionalmente, se recibieron 2.6 mdd en préstamos del Banco de Desarrollo de Venezuela (Bandes) y 71.6 mdd en inversión extranjera directa (IED).

La cooperación venezolana ha sido vital para la economía nicaragüense, pero con su constante disminución el gobierno dice que no depende de ella para seguir creciendo.

En tanto, las remesas han presentado un constante crecimiento desde el año 2000, representan el principal flujo externo de divisas en la balanza de pagos, por encima de los préstamos, las donaciones y la IED.

Actualmente, representa más de 9% del PIB, es decir los 800,000 nicaragüenses que se encuentran fuera del país, en la mayoría en Costa Rica y Estados Unidos, sostienen en gran medida la economía de Nicaragua.

Durante el año 2015 se recibieron 1,193 mdd por concepto de remesas. Se espera que los envíos de los migrantes continúen creciendo y así mantener estables los niveles de consumo.

El sueño del canal

El gran estandarte del gobierno sandinista ha sido el proyecto del Gran Canal Interoceánico, presentando como la obra que cambiaría la realidad de la economía de Nicaragua y que podría llegar hasta triplicar el PIB y generar unos 25,000 empleos.

En diciembre del año 2014 Wang Jing, el empresario chino a quien se le otorgó por 50 años la concesión para la construcción del canal, llegó al país para inaugurar el inicio de la construcción de la obra, pero dos años después poco se sabe de ello.

En el mes de septiembre Telémaco Talavera, vocero de la Comisión del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, afirmó que todo estaba listo para iniciar la construcción del primer puerto, pese a que aún no se conoce el estudio de factibilidad financiera para su construcción y miles de campesinos que viven en las cercanías del Lago de Nicaragua por donde pasaría el Canal no están de acuerdo, ya que el lago es su medio de subsistencia; no obstante, el gobierno ha dicho que no serán expropiados.

Si se llegara a completar la obra, costaría por lo menos 50,000 millones de dólares, uniría el océano Pacífico con el océano Atlántico, tendría un ferrocarril, un oleoducto, dos puertos de aguas profundas, dos aeropuertos y zonas francas.

Pero hay muchos que se sienten desanimados con el avance de la obra, ya que no es la primera vez que el gobierno ofrece megaproyectos; años atrás prometió un satélite, una central hidroeléctrica, una refinería, pero aún no ha sucedido nada de ello.

Sin embargo, en este nuevo periodo Ortega tiene fortalezas para salir adelante y llevar a cabo su objetivo de atraer la IED. El gobierno sandinista ha mantenido su estabilidad macroeconómica pese a que cuando volvieron al poder en 2007 muchos aún tenían presente el fantasma del fracaso económico y la escasez de la década de 1980.

Hoy por hoy este gobierno ha demostrado tener un plan de equilibrio. Asimismo, ha logrado ampliar la cobertura de servicios de electricidad, alrededor de 85% de la población tiene acceso a luz eléctrica, según datos del gobierno en los últimos 50 años; la cifra más alta de cobertura que se había logrado alcanzar era de 50%. Tiene bajos costos de mano de obra y estrecha relación con la empresa privada del país.

 

Siguientes artículos

gasolina-pipa-pemex
Gasolinas Magna y Premium bajan un centavo este 23 de febrero
Por

Para este jueves 23 de febrero el precio máximo de la gasolina será de 16.55 pesos por litro para la Magna, de 18.37 par...