Los desastres medioambientales causan pérdidas de unos 123,000 millones de dólares al año, lo que supone el 5% de toda la producción mundial respecto a la agricultura y ganadería, según el último anuario publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El informe anual, que analiza los datos recogidos en todo el mundo hasta 2021, señala también que el coste de seguir una dieta saludable subió en ese año un 4.3% respecto al anterior, hasta un total de 3.66 dólares por persona y día en paridad de poder adquisitivo (PPP).

“Los datos y estadísticas oportunos, precisos y de alta calidad son la piedra angular de un diseño de políticas sólido, donde las decisiones se basan en evidencia y el seguimiento y la evaluación dependen de sistemas estadísticos sólidos”, afirmó en un comunicado José Rosero Moncayo, director de la División de Estadística de la FAO.

Entre los datos que destaca el informe, sobresalen las diferencias regionales en la pérdida de alimentos, que alcanza el 20% en el África subsahariana y apenas el 9% en Europa y América del Norte.

Además estima que los desastres naturales causarono “pérdidas en la producción agrícola y ganadera por un valor de 3.8 billones de dólares, lo que corresponde a una pérdida media de 123,000 millones de dólares al año”.

Las mayores pérdidas se produjeron en Asia, seguida de América, Europa, África y Oceanía.

Te podría interesar: Suelo de calidad, detección a distancia y cubierta vegetal: el futuro de la agricultura sostenible

Los sectores de agricultura y ganadería son los más afectados por desastres climáticos

Respecto al coste de mantener una dieta saludable, los analistas señalan que entre 2020 y 2021 aumentó en más del 5% en todas las regiones excepto América del Norte y Europa, hasta los 3.66 dólares según valores de paridad de poder adquisitivo por persona y día.

El estudio también destaca que “más de 3,100 millones de personas en todo el mundo, o el 42%, no pudieron permitirse una dieta saludable en 2021”.

Por su parte, el porcentaje de personas empleadas en la agricultura cayó hasta el 27% de la fuerza de trabajo mundial, unos 873 millones, muy por debajo de los 1,027 millones, el 40%, que trabajaban en el sector en el año 2000.

Aun así, el valor agregado global generado por la agricultura, la silvicultura y la pesca creció un 84% en términos reales entre 2000 y 2021, alcanzando los 3.7 billones de dólares en 2021, siendo Asia el principal contribuyente.

Los cereales son el producto básico más comercializado por cantidad en 2021, mientras que la caña de azúcar, el maíz, el trigo y el arroz representan más de la mitad de los cultivos.

Las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los sistemas agroalimentarios aumentaron un 10% entre 2000 y 2021, sobre todo por las explotaciones ganaderas, que suponen la mitad.

Con información de EFE

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

GM-fabricante-lealtad
GM registra una pérdida de 1,100 mmd por la huelga de seis semanas en EU
Por

Las cesiones que GM acordó con el sindicato UAW para la firma de un nuevo convenio colectivo, le costarán a la empresa u...