En el centro, la política va a tambor batiente en cuestiones de modernidad, pero en los estados el desempeño político no ha podido alcanzar esta tendencia. Pocos son los gobernadores que se han puesto al nivel de los esfuerzos federales.

 

 

 

Cuando inició el sexenio con el gobierno de Peña Nieto, entraron nuevas autoridades en los tres niveles de gobierno, legisladores, gobernadores y presidentes municipales. El Pacto por Mexico logro poner en acuerdo a los actores políticos del Centro, partidos políticos y sus congresistas, en conjunto con los funcionarios federales han estado dibujando poco a poco un nuevo país, en una dinámica nunca antes vista, hasta se puede decir que durante el 2014 se logró cierto nivel de armonía política, y estamos viendo los resultados, una serie de reformas nunca vistas y un gran cambio en la administración pública y en el futuro de la sociedad. Hasta ahí todo va muy bien.

¿Pero que pasa a nivel de los estados? Tenemos una serie de nuevos gobernadores, de todos los partidos en funciones, hay 4 del PRD, varios aliancistas, otros más del PRI y algunos del PAN. Si analizamos los resultados, pocos son los gobernadores que se han puesto al nivel de los esfuerzos federales.

De los cuatro gobernadores perredistas, tres están en serios problemas y en medio de grandes conflictos y son: Guerrero, Tabasco y Morelos; de los aliancistas, Chiapas y Oaxaca no acaban de tomar control y tienen algunos problemas sociales. En el PRI, también no han entendido la nueva dinámica y se ven serios problemas en Veracruz, Estado de México, Tamaulipas. Y qué decir de Michoacán con graves problemas de inseguridad. En otros simple y sencillamente ni pintan en el desarrollo económico, ejemplos como Zacatecas o Campeche, son una muestra. En el PAN, habrá que ver más adelante el desempeño de Baja California.

Algunos casos interesantes son Querétaro y Chihuahua, con un buen manejo de la seguridad y desarrollo económico, y Nuevo León que dejó de ser noticia de primera plana en cuestiones de delincuencia.

Como se puede ver, en el centro la política va a tambor batiente en cuestiones de modernidad, pero en los estados el desempeño político, no ha podido alcanzar esta tendencia. ¿Será por incapacidad política o los gobernadores querrán seguir viviendo en las glorias pasadas del sistema político? Son pocos los gobernadores que piensan en cómo desarrollar económicamente a los estados. ¿Será que es hora de que el secretario de Gobernación, Osorio Chong, tenga que empezar a pensar que es necesario modificar el Pacto Federal?

 

 

Contacto:

Mail:[email protected]

Twitter: www.twitter.com/@Marcovherrera

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La productividad laboral de México cae en 2013
Por

El Índice Global de Productividad Laboral de la Economía con base en horas trabajadas, en el último trimestre, se ubicó...