El combate al huachicoleo, que generó un desabasto de gasolina en enero también provocó días más limpios, pues el 80% de éstos estuvo por debajo de los límites máximos de contaminación establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los últimos 20 años.

Durante el periodo del desabasto -del 8 al 26 de enero pasados- se observó una “notable disminución” en 5 contaminantes principales: óxidos de nitrógeno NOx (NO+NO2), monóxido de carbono (CO) y material particulado menor a 2.5 y 10 micrómetros (PM2.5 y PM10).

El estudio “La verdadera consecuencia del desabasto de gasolina”, elaborado para Greenpeace México por Jorge García Franco, licenciado en Ciencias de la Tierra por la UNAM, fue realizado a partir de la revisión estadística de las concentraciones de contaminantes en 18 estaciones del Sistema de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México de los últimos 20 años.

De acuerdo con el semanario Proceso, la falta de combustible y la dinámica laboral de la ciudad obligó a miles de conductores a dejar sus autos en casa y utilizar el transporte público para ir a sus centros de trabajo. El Metro y el Metrobús tuvieron incrementos de hasta 7% en el número de usuarios.

Te recomendamos: Pese a desabasto de gasolina, inflación cae a menor nivel en 2 años

 

Siguientes artículos

10 puntos básicos para entender qué es el Brexit
Por

La decisión de los británicos de poner fin a una relación de más de cuatro décadas con la UE tiene repercusiones para el...