Notimex.- La desacelaración económica prolongada y algunas decisiones del gobierno federal han generado “desconfianza” en los inversionistas, lo cual impidió tener un crecimiento de 2.0% en 2019.

Así lo aseguró el presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Fernando López Macari, al inaugurar la Cuadragésima Séptima Convención Nacional del IMEF en Cancún, Quintana Roo.

Sostuvo que esa desconfianza se ha basado en los principales factores de riesgos: la gobernanza, el manejo de las finanzas públicas y la implementación de las políticas sociales.

Lee también: OCDE recorta de nuevo las expectativas de crecimiento de México

Dijo que si bien estaba previsto una bajo crecimiento económico debido a la curva de aprendizaje del nuevo gobierno federal, como ocurrió en el primer año de la administración de Enrique Peña, Felipe Calderón y Vicente Fox, la desacelaración económica se ha prolongado.

En julio de 2019, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la Inversión Fija Bruta cayó 9.1% con respecto a igual mes del año pasado, lo que representó su mayor caída desde noviembre de 2009 y la sexta al hilo.

López Macari comentó que la desconfianza ha sido acompañada de un fuerte retroceso de la producción petrolera y de la inversión en construcción, cuyo sector representa 62.5% de la actividad productividad industrial.

Para revertir esa situación y recuperar el crecimiento económico de 2.0% e incluso llegar al 5.0%, como lo hacen las economías emergentes, planteó poner en marcha varias estrategias de aquí y hacia 2024, como un nuevo sistema tributario para elevar la recaudación fiscal.

Te puede interesar:
Analistas bajan estimación de crecimiento para México en 2020: Citibanamex

Ese nuevo marco tributario debe facilitar la contribución y llevar a México hacia esquemas fiscales de gravámenes aplicados al consumo y no a las utilidades, enfatizó.

Sugirió además dotar de tecnología a la mano de obra mexicana y generar mayor valor agregado para aquellos mercados que lo demandan, lo cual permitirá tener mejores salarios y riqueza en el país.

México tiene también necesidad de incorporar tecnologías de vanguardia en los procesos productivos en la empresa, la academia y el gobierno para reducir tiempos y acabar con los altos costos de los trámites burocráticos.

Aunado a ello se debe combatir la corrupción de manera frontal y garantizar el Estado de derecho para todos los ciudadanos. “Sin esos factores, México no puede crecer (al ritmo deseado)”, advirtió.

Lee ahora: OCDE revisa a la baja sus previsiones de crecimiento mundial

 

Siguientes artículos

Outsourcing, bancos y campo impulsan la economía de México: BBVA
Por

Según el reporte Situación Regional Sectorial México para el segundo semestre del año, estos sectores mantienen un alza...