Todos, a cierta edad, nos preguntamos alguna vez por esos ruidos en nuestras articulaciones y veces “no queremos saber más” de qué se trata realmente: aunque podría tratarse de atritis, o simplemente de un simple ruido articular.

Un estudio realizado por la Universidad de Lancaster, la Universidad de Central Lancashire y la Universidad de Manchester muestra que la misma microfonía utilizada por los ingenieros para detectar fracturas en el hormigón de las obras, también se puede utilizar para escuchar y diagnosticar las rodillas artríticas “ruidosas”.

Los participantes simplemente tienen que colocar el micrófono en sus rodillas para que pueda grabar los sonidos de alta frecuencia. Los sonidos no son audibles para los humanos, pero las formas de onda pueden ser captadas y examinadas por computadoras para determinar si indican algún problema en la rodilla.

Los investigadores han indicado que el método puede usarse para diagnosticar la osteoartritis, una afección común de las articulaciones que puede provocar “dolor, rigidez e hinchazón” en el área de la articulación. Como resultado, el cartílago en los extremos de los huesos puede dañarse fácilmente y no puede repararse solo.

Sin embargo, también han reconocido que se requieren más ensayos con un mayor tamaño de muestras de los participantes para garantizar que el diagnóstico sea preciso.

El estudio hizo que los investigadores “escucharan” el ruido de las rodillas de 89 adultos con osteoartritis, donde se les dijo que se pusieran de pie cinco veces para sentarse y tomar nota de los sonidos de sus rodillas.

Los resultados han demostrado que las rodillas sanas y las personas con osteoartritis producen diferentes sonidos. El profesor John Goodacre, de la Universidad de Lancaster, creía que la técnica podría reemplazar el método de rayos X, donde las imágenes podrían diferir en varios meses.

Desde entonces, el estudio ha sido publicado en PLOS One y ha revelado que más “golpes” en las formas de onda indican una rodilla “más ruidosa” y una afección de osteoartritis más grave.

Goodacre también creía que cada rodilla tiene su propia “melodía” y que los nuevos métodos de diagnóstico pueden abrir las puertas a un tratamiento más personalizado para los problemas de rodilla de las personas, sin llegar a una intervención.

La técnica fue probada por otros especialistas alrededor del mundo, que así documentaron el estudio en video.

Lee también: Hallan arsénico en más de 60 marcas de alimento para bebés

 

Siguientes artículos

Rendimiento y alto kilometraje: Mobil lanza su nueva familia de lubricantes
Por

La nueva tecnología sintética, única en su tipo en nuestro país, representa una evolución sobresaliente en la industria...