La tasa de desempleo en la tercera economía más grande del mundo se redujo a un 3.5%, su mínimo desde 1997 y un nivel que el Banco de Japón dice que está cerca del empleo pleno. 

 

Reuters

TOKIO – La tasa de desempleo en Japón cayó en mayo a un mínimo de 16 años, lo que sugiere que la economía rebotará en el tercer trimestre luego de un aumento del impuesto sobre las ventas y la consiguiente caída en el gasto del consumidor.

PUBLICIDAD

La tasa de desempleo en la tercera economía más grande del mundo se redujo a un 3.5%, su mínimo desde 1997 y un nivel que el Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) dice que está cerca del empleo
pleno.

Al mismo tiempo, la disponibilidad de empleos trepó a su nivel más alto desde 1992, una buena noticia para el primer ministro Shinzo Abe, que lucha por consolidar una recuperación después de dos décadas de estancamiento.

Las sólidas cifras de empleo fueron publicadas junto a otros datos el viernes que mostraron que el gasto de las familias de Japón cayó un 8% en el año hasta mayo, cuatro veces el descenso previsto en el pronóstico promedio del mercado y más que la disminución registrada en abril de un 4.6%.

El declive se debió principalmente a un retroceso en el gasto en vivienda, automóviles y electrodomésticos – todos los cuales vieron un aumento de la demanda antes del alza del impuesto sobre las ventas el 1 de abril.

“Una contracción (económica) en el segundo trimestre es una certeza, pero las mejorías en el mercado laboral son positivas para la economía”, dijo Yoshiki Shinke, economista jefe de Dai-ichi Life Research Institute.

Es poco probable que el dato cambie las expectativas dominantes en el mercado de que el BOJ se abstendrá de ofrecer un mayor estímulo monetario probablemente por el resto de este año, según dijeron los analistas.

“El declive en el gasto de los hogares es demasiado grande para ignorarlo, pero si se excluye la venta de autos existen indicios de que el gasto está tocando piso”, dijo Hiroshi Miyazaki, economista de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities.

Otros datos mostraron que la inflación subyacente al consumidor desaceleró ligeramente en mayo si se excluye el efecto del alza de impuestos, en línea con las proyecciones del BOJ de que los aumentos de precios se desacelerarán en los próximos meses antes de acelerar de nuevo a finales de este año.

El BOJ ha dicho que no ve ninguna necesidad inmediata de ampliar su programa de estímulo implementado en abril del año pasado, haciendo hincapié en que el efecto de enfriamiento en el consumo por el alza del impuesto sobre las ventas será temporal.

El banco central también ha dicho que Japón está en camino de cumplir su objetivo de inflación del 2% el próximo año, aunque se proyecta que la inflación al consumidor se mantenga levemente sobre el 1% durante varios meses al desaparecer el impulso de un yen debilitado.

El BOJ estima que el aumento del impuesto a las ventas a un 8% desde un 5%, que entró en vigor el 1 de abril, habría sumado 1.7 puntos porcentuales a la inflación anual de Japón en abril y 2.0 puntos porcentuales a partir de mayo.

 

Siguientes artículos

Confianza en zona euro cae
Por

El índice de confianza económica para los 18 países que comparten el euro cayó a 102.0 desde una cifra revisada de 102.6...