Aunque las cifras oficiales afirman que la tasa de desempleo en México asciende a 3% de la Población Económicamente Activa (PEA), esta podría ser hasta cuatro veces más elevada, de acuerdo con cálculos de un colectivo de 60 organizaciones civiles que conformaron el Observatorio de Trabajo Digno.

Este colectivo advierte que actualmente hay 7.7 millones de personas que carecen de empleo, lo que representa una tasa de desempleo de 12.4%, es decir, cuatro veces más que la señalada por la administración pasada de Enrique Peña Nieto.

En tanto que Las Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en marzo de este año la tasa de desocupación alcanzó a 3.6% de la PEA, lo que representa el nivel más alto desde diciembre de 2016.

La tasa de desocupación se refiere al porcentaje de la PEA que no trabajó siquiera una hora, durante la semana de referencia de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), pero manifestó su disposición para hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo.

Sin embargo, si a esta cifra se agrega la tasa de personas que no tienen empleo y que no lo están buscando debido a que no tienen expectativas de encontrarlo el desempleo en México se dispara hasta 12.4%, explica Rogelio Gómez, vocero e investigador del Observatorio de Trabajo Digno.

“Técnicamente, desocupados son quienes no trabajaron, pero por lo menos hicieron el esfuerzo por encontrar trabajo y disponibles que estarían dispuestos a trabajar pero que en la última semana hicieron algo por conseguirlo pero que ya no tienen expectativa de encontrarlo por la baja creación de empleos, en fin, por las condiciones y esos son la otra parte del desempleo. No es un asunto contra el Inegi sino que se considere como cifra oficial, porque es una desocupación tan baja que es poco creíble bajo las condiciones de la economía mexicana”, señaló Gómez en entrevista con Forbes.

Asimismo, se calcula que hay alrededor de 14.6 millones de personas que laboran en un centro de trabajo, pero se encuentran en una situación de informalidad debido a que sus empleadores no realizan la afiliación obligatoria al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Lo anterior significa que son cuatro de cada 10 personas las que carecen de Seguridad Social pese a que trabajan para un empleador.

Te recomendamos: 

Desempleo sube a su mayor nivel desde diciembre de 2016

 

Siguientes artículos

Profesionistas ganan menos que vendedores ambulantes: estudio
Por

Según Cuauhtémoc Rivera, la economía informal tiende al alza, incluso desde los primeros cinco meses de la entrada del n...