Algunas empresas son obsoletas y ni siquiera lo saben. Design Thinking y cómo los diseñadores están cambiando el modelo empresarial moderno.

 

 

Cada vez es más notable que la innovación se ha convertido en una necesidad para sobrevivir en el mundo competitivo de los negocios. La generación millenium ya no ve su vida sin la tecnología que antes nuestros padres y abuelos no se imaginaban existiría. Ejemplos son celulares smart phones, aplicaciones, redes sociales, etc. La tecnología ha ido cambiando no solo el estilo de vida de las personas, sino que también la estrategia para hacer negocios. ¿Cómo hacer que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) innoven al ritmo tecnológico que las grandes empresas lo están haciendo?

La innovación no es invención, sino que es la aplicación de estrategias que mejoran productos, servicios, procesos y sistemas para satisfacer una necesidad de mercado y a la vez incrementar la competitividad y productividad de las empresas.  Con innovación las empresas pueden crear nuevos productos y servicios para competir en el mercado actual sin importar el giro del negocio.

Las Pymes pueden aterrizar estrategias de innovación por medio de Design Thinking, que es la herramienta de hacer negocios del siglo XXI. Dicha herramienta es una disciplina que se aplica desde la administración de un negocio hasta la comunicación final con el cliente al definir los retos de la empresa, conocer al capital humano, generar conceptos creativos, prototipos y validar ideas. Tim Brown conceptualiza Design Thinking desde la Universidad de Stanford y por medio de IDEO en donde enseña a los diseñadores a capitalizar el diseño en una herramienta empresarial.

Los 5 procesos de Design Thinking:

1. Empatía: Conoce a las personas y usuarios. Ponerse en los zapatos del usuario final es observar en modo empático; por ejemplo imaginemos cuando un paciente se dirige hacia la sala de cirugía en un hospital. ¿Qué es lo que siente? ¿Qué es lo que ve?  El paciente puede sentir miedo, el paciente ve solamente el techo cuando la camilla avanza hacia la sala de operación. Es algo tan simple, pero el hecho de cambiar el color del techo en los hospitales o incluso proyectar frases o imágenes que hagan al paciente sentirse seguro antes de su operación puede incrementar su probabilidad de sobrevivir a la cirugía.

Publicidad

2. Definición: Se requiere definir el problema a través de un usuario para satisfacer una necesidad por medio de la creatividad. Define el problema para que puedas saber cómo atacarlo. Define la solución para que puedas llegar a ella.

3. Ideas: Todas las ideas son válidas. La base de la creatividad es la imaginación. Lo importante es tener foco en resolver un problema o en generar un producto o servicio que cubra una necesidad ya definida. Crea un comité de lluvia de ideas en tu empresa. Hazlo un hábito. Recuerda que el Design Thinking no es solo para lanzar nuevos productos y servicios, sino para que cada área de la empresa no se quede obsoleta. Imagina el área de contabilidad generando ideas creativas de cómo ser más productivos en sus procesos.

4. Prototipos: Ejecuta tu visión.  Recuerda que ver y sentir un prototipo tiene más valor que una imagen impresa en un papel. Un claro ejemplo de desarrollo de prototipos es el proyecto “MAX ART” que llevo a cabo TOCTOC que es una organización de diseñadores empresarios que han hecho un movimiento en México para aplicar el diseño en diferentes industrias. TOCTOC hizo bocetos y prototipos de hornos de microondas Whirlpool por medio del Design Thinking para llegar al segmento de mercado en el que Whirlpool estaba enfocado.

5. Evaluación: Evaluar es medir. No porque pienses que tu prototipo es único quiere decir que será exitoso. Dale a los usuarios tu prototipo sin explicarles nada, que ellos sientan la experiencia de tenerlo y el poder de compararlo con otro producto similar. Uno de los fracasos más grandes y sonados en la historia de la mercadotecnia fue el lanzamiento de “New Coke” que era una versión más dulce de la Coca Cola original. El problema fue que al evaluar el prototipo, la empresa no permitió a los usuarios comparar el sabor entre el nuevo y viejo producto. Sin tener punto de comparación, la evaluación no fue bien medida y el producto fracasó. Fue tan negativa la experiencia, que Coca Cola se vio forzada a regresar a la fórmula original llamándola “Coca Cola Classic” tan solo 3 meses después del lanzamiento del “New Coke”.

Las empresas necesitan innovar al mismo ritmo que la tecnología va cambiando el estilo de vida de las nuevas generaciones. Innovar con Design Thinking le permite a las Pymes capitalizar el diseño como una herramienta empresarial no solo en la solución de problemas, sino que también en el lanzamiento de nuevos productos y servicios así como en mejorar la productividad interna de las diferentes áreas de la empresa con procesos más eficaces y creativos; si no hay innovación empresarial, no hay adaptación al cambio, y se convierten en empresas obsoletas al mercado. Design Thinking saca a las empresas de su zona de confort para que puedan crear magia empresarial.

 

Contacto:

Facebook: Norma Canales (página abierta)

Twitter: @normabcanales

Email: [email protected]

 

Siguientes artículos

EU suma esfuerzos para ayudar a hijos de inmigrantes
Por

Bajo presión de miembros de su propio partido, grupos religiosos e hispanos, los líderes de la Cámara baja están modific...