Luego de la crisis de Wall Street y las amargas lecciones que dejó para el mundo financiero y de los negocios, Gary Hamel, el afamado gurú de la administración, hace un llamado a regresar a los valores en su libro Lo que importa ahora.

 

 

 

PUBLICIDAD

Por Luis Fernando Páez*

 

Directo y franco: así es Gary Hamel en este libro, con el cual quiso recordar a los ejecutivos de hoy que más allá de las utilidades, también es su deber apegarse a los valores morales y éticos en los negocios.

Se declara un defensor del capitalismo, pero no de uno que deje a un lado la integridad y las razones que de fondo impulsaron el desarrollo empresarial mundial.

Para él, el sentido social de las organizaciones debe primar y ser consecuente con una sana persecución del beneficio económico. La crisis del 2007 en Wall Street y los posteriores coletazos en Europa minaron la confianza de la gente en la empresa privada. Para Hamel, es un deber recuperarla, pero solo será posible “retomando el rumbo” de un capitalismo humano y ético.

Pero ello es posible solamente si los directivos empresariales, emprendedores, gerentes, financistas y todo aquel que participe de los negocios tiene en cuenta los valores y asume una actitud de cambio que lleve a los beneficios sociales a la par que los propios de las empresas.

La sociedad exige más responsabilidad de parte de las empresas y tiene el poder y la voluntad de cobrarle a las empresas sus errores morales. ¿Cómo evitar estas equivocaciones entonces?

Lo primero, no perder los valores de vista: los propósitos nobles que llaman a la grandeza deben ser el motor de las empresas y de los negocios.

Segundo, mantener una alta dosis de innovación en todo: “Somos más felices cuando creamos”, dice Hamel, quien es profesor del London Business School y consultor en estrategia.

En tercer lugar, hacer de  la adaptabilidad una característica de las organizaciones. ¿De qué sirve soñar con nuevos productos o servicios si las estructuras corporativas están anquilosadas o dormidas en sus laureles?

El cuarto elemento que destaca Hamel es la pasión. Indispensable para que cada individuo aporte en la construcción de empresas responsables y que mejoran día a día. Sin motivación y pasión por lo que se hace, es fácil caer en facilismos y por tanto desviarse del camino de los valores de la empresa.

Por último, la ideología. Es un ingrediente muy importante para Gary Hamel en Lo que importa ahora. Admite que es extraño incluir este término dentro de las organizaciones, pero como los valores, la innovación, la adaptabilidad y la pasión, son lo que para él importa ahora. Se refiere a que dentro de las organizaciones debe prosperar una manera de dirigir que sea inclusiva, democrática y horizontal, como una nueva realidad organizacional.

La ideología que debe primar en las decisiones empresariales en la actualidad, según Hamel, es la de la inclusión, la democracia y la transparencia. Organizaciones que asuman el reto de permitir que sus empleados hagan parte de la construcción de las determinaciones y del rumbo que siga la empresa, evitará que las decisiones queden en manos de minorías egoístas y arrogantes como las que pusieron en la picota a Wall Street.

Lo que importa ahora, será una lectura indispensable para quienes ya leyeron El futuro de la administración de Gary Hamel o para aquellos que apenas se acercan a su obra.

 

 

Contacto:

* Luis Fernando Páez es Director Editorial de Línea de Gerencia en Carvajal Educación- Editorial Norma.

e-mail: [email protected]

 

Siguientes artículos

BMV abre con ligera ganancia; peso repunta tras racha negativa
Por

Luego de que ayer la moneda mexicana tocara la barrera de las 13 unidades, al inicio de la jornada de este día avanzaba...