El whisky, el destilado más popular del mundo, vuelve a los titulares como fuente de combustible ecológico, ya que mediante los residuos de la fabricación de la bebida, la destilería escocesa Glenfiddich ha conseguido un biogás con que el ahora alimenta a su flota de camiones.

Se acaba de conocer la iniciativa del fabricante de whisky escocés Glenfiddich, que ha comenzado a convertir sus camiones de reparto para que funcionen con biogás de bajas emisiones.

Este combustible es elaborado a partir de productos de desecho de su propio proceso de destilación de whisky como parte de una iniciativa de sostenibilidad de “circuito cerrado”, de acuerdo a la compañía.

Glenfiddich dio cuenta de la instalación de sus estaciones de servicio del combustible en su destilería Dufftown en el noreste de Escocia, que utilizan tecnología desarrollada por su empresa matriz William Grant & Sons.

Este desarrollo, logró convertir sus desechos y residuos de producción en un gas de combustible ultrabajo en carbono (ULCF) que produce un mínimo de dióxido de carbono (CO2) y otras emisiones nocivas.

Por su parte, Stuart Watts, director de la destilería de la empresa familiar William Grant & Sons, dijo que tradicionalmente Glenfiddich ha vendido los granos usados ​​que sobraron del proceso de malteado para ser utilizados como alimento para ganado con alto contenido de proteínas.

El proceso de conversión de estos residuos orgánicos emplea la digestión anaeróbica, donde las bacterias descomponen la materia orgánica produciendo biogás.

En este sentido, la destilería también puede usar desechos líquidos del proceso para producir el combustible y eventualmente reciclar todos sus productos de desecho de esta manera.

Lee más La aerolínea Emirates se asocia con la mexicana Aeromar

El biogás de whisky, una alternativa saludable y rendidora

Fotos Reuters y Glenfiddich.

La destiladora, que vende más de 14 millones de botellas de whisky de malta al año, dijo que su biogás a base de residuos de whisky ya está impulsando tres camiones especialmente convertidos que transportan el licor de whisky desde la producción en Dufftown hasta el embotellado y envasado, cubriendo cuatro William Grant & Sons en Escocia central y occidental.

Glenfiddich detalló que el biogás de whisky reduce las emisiones de CO2 en más del 95% en comparación con el diesel y otros combustibles fósiles, y reduce otras partículas nocivas y las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 99%.

Los vehículos que utiliza la destilería son unidades convertidas del fabricante de camiones Iveco que normalmente funcionan con gas natural licuado.

Watts dijo que Glenfiddich tiene una flota de alrededor de 20 camiones y que la tecnología podría aplicarse en todas las flotas de entrega de las marcas de whisky de William Grant & Sons y podría ampliarse para alimentar camiones de otras compañías.

La industria del whisky escocés espera alcanzar los objetivos netos de carbono cero para 2040.

Te puede interesar

 

Siguientes artículos

Alibaba incumple estimaciones al desacelerarse crecimiento del eCommerce
Por

Las compras en tiendas físicas tras la flexibilización de restricciones por la pandemia ha afectado el comercio en línea...

También te puede interesar