Sin duda alguna la puesta en marcha el pasado primero de febrero del programa  “Hecho en México” tiene grandes posibilidades de éxito, siempre y cuando las autoridades, iniciativa privada y consumidores hagan su parte cabalmente, lo que podría incrementar y fortalecer el consumo de productos mexicanos ante la amenaza que representan las políticas económicas del gobierno de Donald Trump.

El orgullo patrio se pondrá a prueba al momento de pagar. El orgullo jugará su papel al momento de decidir y gastar.

Uno de los principales papeles lo jugará Economía, de Ildefonso Guajardo, quien será el encargado de avalar y vigilar que los productos y servicios cumplan con las características y requisitos para ostentar dicho distintivo, siendo específicamente la Subsecretaría de Desarrollo y Normatividad, a cargo de Rocío Ruíz, y la Dirección General de Normas, de Alberto Esteban, las encargadas.

Por parte de la iniciativa privada, serán las empresas afiliadas a la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN), que preside Manuel Herrera, quienes pondrán la lupa en distinguir y señalar los productos y empresas que cumplan con las normatividades del programa, situación que se traduciría en nuevas inversiones, apoyo a productores locales y defensa de empleos.

Asimismo, la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), que preside Jesús Cabrera y dirige María Isabel López, será la encargada de valorar a los diversos organismos de certificación que deben de pasar por diversas pruebas y evaluaciones para poder contar con la licencia de la Secretaría de Economía, la que les permitirá a su vez supervisar el cumplimiento de los requisitos para quienes deseen portar el sello “Hecho en México”.

Los requisitos que deben cumplir los productos son, entre otros:

  • Que el bien sea obtenido en su totalidad o producido enteramente en México.
  • Que sea fabricado exclusivamente a partir de materiales que califican como originarios del país, esto de conformidad con los Tratados o Acuerdos Comerciales de los que México pertenece.
  • Que sea elaborado con bienes no originarios, pero que sí se producen y manufacturan en el país, y que el valor de transacción de los materiales no originarios no exceda del porcentaje establecido para cada sector con respecto de su valor comercial.

En conclusión, lo que se busca con esto es que los poco más de 120 millones de mexicanos consuman en su mayoría lo nacional, hoy 60% del PIB pertenece al consumo interno en México, por lo que la apuesta del gobierno mexicano será acelerar el motor económico por naturaleza, es decir, las propias empresas, quienes generan empleos, riqueza y estabilidad social. Y vaya que lo vamos a necesitar.

 

PUBLICIDAD

Paso firme

La mexicana Crédito Real acaba de reportar un 2016 muy productivo y va por más, hablamos de crecimientos en su utilidad neta de 12.4% y en su cartera de 35% en el último año, esto a pesar de los riesgos latentes que representa el tipo de cambio y los aumentos a la tasa de interés, por lo que de entrada la firma apostará a fortalecer su portafolio y la diversificación del mismo vía productos como Autos, Nómina e Instacredit, además de mercados como EUA y Centroamérica.

Sin duda el reto es grande, pero Ángel Romanos y su equipo confían en alcanzar este año un crecimiento que ronde entre el 5 y el 10%, siempre bajo su filosofía de negocio, la cual consiste en llevar el crédito a las personas y sectores que no tienen acceso a la banca tradicional, es decir, reducir la brecha que hoy relega a más de 33 millones de mexicanos de servicios financieros, siendo estos vitales para el crecimiento económico del país.

 

SURA se protege

Bien por la firma SURA México, que lleva Pablo Sprenger, ya que acaba de lograr acreditarse en el nuevo esquema de Protección de Datos Personales, impuesto por el INAI, de Ximena Puente, con lo que garantiza desde ya el cuidado de la información sensible de sus más de 7 millones de usuarios en México, mismos que confían en sus servicios de Afore, Pensiones, Investment Management y Seguros de vida. SURA se suma a la lista de las pocas empresas que tienen ya el aval en cuanto a la nueva Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares (LFPDPPP), certificación a cargo del organismo NYCE, de Gerardo Hernández, y en la que aparecen una decena de empresas entre las que destacan Telefónica Movistar, Compartamos, Toka, Mainbit, Vangent y Valuaciones Actuariales del Sur, entre otras.

 

Mezcaleros celebran

Tuvieron que pasar 23 años para que los fabricantes de mezcal, agrupados en el Consejo Regulador, de Hipócrates Nolasco, contaran con una Norma propia para el sector, ya que durante este tiempo operaron atados a una normatividad que fue prácticamente copiada, con todo y errores, la NOM 006-SCFI 2012 del Tequila, lo que les significó un lastre para la expansión del negocio, mismo que hoy produce poco más de 2.2 millones de litros por año. Se trata de la nueva NOM 070 SCFI 2016, la cual es ya una realidad, tan es así que acaba de ser publicada en el DOF, logro que el sector le reconoce a la actual administración dentro de la Secretaria de Economía, de Ildefonso Guajardo, vía la Dirección General de Normas (DGN), de Alberto Esteban, quien estuvo de principio a fin armando y recopilando todas las voces y propuestas del gremio para esta normatividad.

 

Siguientes artículos

Ancarani y los tiempos híper modernos
Por

El festival de cine de la Máxima Casa de Estudios realizará una retrospectiva del videoartista italiano Yuri Ancarani, t...