Aunque el banco central insistió el miércoles en que no permitirá que el yuan se deprecie demasiado, la devaluación tuvo lugar días después de la publicación de datos que mostraron una fuerte caída de las exportaciones y de los precios al productor.

 

 

Reuters

PUBLICIDAD

El crecimiento de la producción fabril, de las inversiones y de las ventas minoristas en China fue más débil a lo esperado en julio, lo que añadió presión sobre Pekín para que despliegue más medidas para impedir una desaceleración mayor, un día después de que remeció a los mercados al devaluar al yuan.

Aunque el banco central insistió el miércoles en que no permitirá que el yuan se deprecie demasiado, la devaluación tuvo lugar días después de la publicación de datos que mostraron una fuerte caída de las exportaciones y de los precios al productor, que claramente pesaron sobre los manufactureros chinos el mes pasado.

Casi todos los datos de julio fueron más débiles a lo previsto por los economistas, lo que apunta a un mayor deterioro de la segunda mayor economía del mundo.

Los datos de junio alimentaron esperanzas de que la actividad se estuviera estabilizando después de que las autoridades implementaron la mayor serie de estímulos desde la crisis financiera global.

“Este tipo de datos sólo acentuará el pronóstico negativo que todos tienen sobre la economía”, dijo Louis Kuijs, economista de China en Royal Bank of Scotia en Hong Kong.

“Mucha gente esperaba una mejoría y no hay mejoría. Las cosas están empeorando en vez de mejorar. Este tipo de datos hacen realmente difícil alcanzar el (objetivo oficial de) crecimiento de un 7% este año”, agregó.

La producción industrial de China creció un 6.0% interanual en julio, una desaceleración frente al 6.8% de junio y un mínimo en tres meses. Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban un incremento del 6.6%.

La inversión en renta fija, un motor crucial de la segunda mayor economía del mundo, también decepcionó al aumentar un 11.2% interanual en los primeros siete meses del año, el ritmo más débil en casi 15 años, mostró el miércoles la Oficina Nacional de Estadísticas.

El crecimiento de la inversión inmobiliaria se desaceleró a un 4.3%o, el ritmo más débil desde marzo de 2009, pese a un repunte en las ventas de viviendas.

Las ventas minoristas se elevaron un 10.5% interanual en julio, levemente por debajo de pronósticos de un avance de 10.6%, que habría igualado la lectura de junio.

El banco central chino ha recortado en reiteradas oportunidades las tasas de interés y el encaje bancario para elevar el crédito y reducir los costos de endeudamiento.

Si las condiciones en China no mejoran pronto, el crecimiento podría caer por debajo de un 6.5% en el trimestre actual, desde un 7% en el segundo trimestre, dijeron economistas de ANZ en una nota.

Algunos economistas creen que la economía china está creciendo a sólo la mitad de la tasa oficial, o incluso menos.

El martes, el Banco Popular de China remeció a los mercados globales al devaluar al yuan en casi un 2%, una medida que calificó como una reforma de mercado libre, pero que algunos sospechan que podría ser el comienzo de una depreciación programada a largo plazo para impulsar a las alicaídas exportaciones.

El miércoles, el yuan se depreció aún más y aumentó sus pérdidas de dos días a más de un 4% en un momento.

 

Siguientes artículos

Ajuste al yuan es apropiado si China está en desaceleración: Fed de NY
Por

La segunda mayor economía del mundo se ha desacelerado, lo que ha provocado un debilitamiento de los precios globales de...