La deuda financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex) se incrementó 146% durante el sexenio priista de Enrique Peña Nieto, reveló la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

“En el análisis del comportamiento de la deuda, reportada en los Estados Financieros de 2013 a 2018, se
identificó que en dicho periodo, la deuda de Pemex se incrementó en un 146.4%”, precisó el órgano auditor del país
en la segunda entrega de su informe del resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2018.

El mayor crecimiento ocurrió durante el primer año de la Reforma Energética, es decir, de 2013 a 2014, con un 36%, pues los pasivos financieros pasaron de 831,425 millones a 1.1 billones de pesos, y que cerró el sexenio en más de 2 billones de pesos.

La autoridad federal recordó que el precio de la mezcla mexicana se desplomó 58% desde los 102 a 43 dólares por barril. “Esto significa que el incremento del endeudamiento de Pemex ha sido inverso a la disminución del precio del barril de petróleo”.

La abultada deuda de la petrolera estatal se contrajo principalmente para financiar gastos de operación y de inversión necesarios para sus operaciones debido a su carga fiscal —pago de derechos de extracción de hidrocarburos—.

“El flujo de efectivo derivado de sus operaciones en años recientes no ha sido suficiente para fondear sus gastos de operación, inversión y otros gastos, por lo que  su endeudamiento ha incrementado significativamente y su capital de trabajo ha disminuido, en medio de una fuerte caída de los precios del petróleo, que inició a finales de 2014.

La Auditoría detalló que, en el análisis de los estados financieros consolidados de Pemex y sus empresas productivas subsidiarias, las pérdidas anuales de Pemex oscilaron en un rango de 170,000 a 712,500 millones de pesos de 2013 a 2018, y destacó que en 2013, 2014 y de 2016 a 2018, la petrolera tuvo utilidades antes de impuestos.

Como parte de la reforma energética, Pemex adoptó la figura de Empresa Productiva del Estado, con lo que adquirió una nueva dimensión, cuyo principal mandato es generar valor económico y rentabilidad para el Estado.

En el análisis de la “Disposiciones sobre las características generales y políticas para la contratación de
obligaciones constitutivas de deuda pública de Petróleos Mexicanos y Empresas Productivas Subsidiarias”, ADE  identificó que el nombre de las áreas y actividades, no se corresponden con la operación actual de
Pemex y sus subsidiarias, sin que se proporcionara evidencia de los avances de su actualización.

La ASF, tras fiscalizar la gestión financiera de la deuda para comprar la emisión, colocación, contratación, amortización, pago del costo financiero y aplicación de la deuda, concluyó que Pemex cumplió con las disposiciones legales y normativas, según el documento.

Lee también: Pemex finaliza con éxito la recompra de su deuda por 5,000 mdd

 

Siguientes artículos

Pueblos
La magia de los pueblos de México en una sola dirección: MOBILITY ADO
Por

En el marco de la primera edición del Tianguis de Pueblos Mágicos, MOBILITY ADO reitera su compromiso con el desarrollo...