La primera vez que vimos a Dev Patel fue en Slumdog Millionaire, la película dirigida por Danny Boyle que puso en el mapa a este actor inglés de 25 años que en poco tiempo ha logrado colocarse en proyectos entrañables como la serie de HBO The Newsroom o los filmes El exótico hotel Marigold y El nuevo exótico Hotel Marigold. Aquí parte de la charla con él. 

 

De ascendencia india, Patel comenzó su carrera como actor por iniciativa de su madre, quien lo llevó a un casting que encontró anunciado en un periódico en el que se buscaba a un joven actor para interpretar el papel de un adolescente en una serie llamada “SKINS”. Además de quedarse con el rol, Patel, por primera vez, se acercó a una premiación, pues la historia fue nominada a un premio BAFTA en la categoría de “Mejor Serie Dramática”. Inmediatamente el actor consiguió el papel que cambió su vida y así dio vida a Jamal, el joven que se convierte en millonario gracias a un programa de televisión en “Slumdog Millionaire”.

Dev regresó a la televisión en la serie escrita por Aaron Sorokin y producida por el canal de televisión HBO, llamada “The Newsroom”, en la que compartió créditos con Jeff Daniels, pero sin duda su despegue llegó con “El exótico hotel Marigold”, una entrañable historia con tal éxito que logró una segunda parte llamada “El nuevo exótico hotel Marigold”, películas en las que interpreta a Sonny, un entusiasta empleado del hotel que hace que la vida de cada uno de sus huéspedes tenga un giro inesperado.

PUBLICIDAD

 

Después del éxito de la primera parte, ¿sentiste presión al volver a interpretar a Sonny en esta nueva entrega del Hotel Marigold?

—Completamente, en la primera estaba aterrado, pues era uno de esos proyectos en los que o despegas y te haces grande o simplemente regresas a casa. Tuve que tomar el riesgo de saltar al vacío, pero el resultado valió la pena. Pero siempre hay presión y más en un personaje que tiene el objetivo de hacer una conexión en las historias. Richard Gere me dijo: “Tu personaje es como el del burro de Shrek”… También me dijo: “Tu personaje es completamente molesto, pero completa y absolutamente entrañable”, y aunque no lo creas, lo tomé como el mejor cumplido que he recibido con respecto a mi trabajo.

 

Primero hiciste Slumdog y después Marigold, y creo que en un inicio no pudiste prever lo que significarían estas dos películas y lo grandes que serían. ¿Qué sientes al darte cuenta de que el público responde de una forma tan positiva a las historias que protagonizas?

—Es una buena lección para mí. Se convirtió en una inyección de energía y me hizo entender que si tienes un buen director y un guión, estás en buenas manos y nada puede fallar. En “Marigold”, fue un triunfo conseguir una audición para el papel de Sonny, pues estaba escrito para un hombre mayor que era un fracasado y que su madre al final lo despedía del hotel. Pero me empeñé en tener ese papel y lo conseguí. Era un guión al que no podía resistirme: mi madre trabaja en un hogar que se dedica a cuidar ancianos y yo, desde que era niño, iba cada semana, me sentía completamente relacionado con el tema. Y también confieso que quería mostrar al mundo que puedo ser un actor que sabe llevar una comedia y esta era la oportunidad ideal para hacerlo.

 

Lo que fue único de la primera parte de Marigold es que era tan honesta y universal que prácticamente todo el público se sintió identificado con ella.

—Cuando yo leí el guión, vi que era una película que hablaba de fe, y no me refiero a fe en un sentido religioso, sino a la confianza que puedes tener en ti mismo. Por ejemplo, mi personaje nunca perdió la esperanza de ver sus sueños cumplidos y tuvo el talento para lograrlo. Los personajes gravitan alrededor de él, él tiene algo. Esta película, para mí, habla de creer en ti mismo y de que tu vida puede cambiar si tú lo quieres.

 

Tienes ascendencia india, ¿qué tan bien conocías ese país antes de filmar Slumdog Millionaire?

—No muy bien. La primera vez que fui ni siquiera era consciente, era muy pequeño y fui a una boda familiar en una zona muy rural. No me gustó y de verdad no entendí sus tradiciones ni su cultura. Cuando volví con Danny Boyle redescubrí ese país. Es un hermoso lienzo para filmar, literalmente puedes colocar una cámara en cualquier lugar y tener una toma única. Y con “Marigold” terminé de enamorarme de India, aunque esta segunda entrega habla mucho menos de ese país como lienzo y se enfoca más en Sonny y su interacción con los demás personajes.

 

El Nuevo Exótico Hotel Marigold ya está disponible en DVD, Blu-ray y formato digital.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @mariagiuseppina

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cómo deben bancos y aseguradoras mirar al cliente
Por

Hay dos factores fundamentales para que bancos y aseguradoras generar compromiso y fidelidad de los clientes: el servici...