Por Rodrigo Orenday Serratos

Diamonds are a girl’s best friend” …dice la canción inmortalizada por Marilyn Monroe en “Gentlement Preffer Blondes” y el cover que Nichole Kidman interpretó en “Moulin Rouge”. Tal noción sobre el valor intrínseco de estas gemas ha plagado al imaginario colectivo por generaciones, aunque en realidad su utilidad se limita a ciertos procesos industriales…y desde entonces ¡a satisfacer expectativas prenupciales!

La obtención de estas piedras preciosas ha estado rodeada de controversia por los “diamantes de sangre” o “de conflicto”: gemas extraídas bajo condiciones de esclavitud, cuya venta fondea milicias y golpes de Estado en África. La necesidad de satisfacer la demanda global de diamantes sin incrementar el costo humano ni político, ni atizar más conflictos en África atrajo la atención de las Naciones Unidas y de su Consejo de Seguridad; tras reuniones en Kimberly, Sudáfrica, y en Amberes, Holanda, en el 2000 establecieron el “Proceso Kimberly” para detener el tráfico de diamantes de conflicto y asegurar a los compradores de gemas que su adquisición no había contribuido al derramamiento de sangre.

Participan en el Proceso Kimberly 54 países, incluyendo a los productores de diamantes; americanos, europeos, del medio y del lejano oriente. Los productores de diamantes en bruto deben tener legislación nacional e instituciones para el control de sus exportaciones, importaciones y venta interna; las facturas de los diamantes deben ostentar una leyenda en la que se declara saber de primera mano que los diamantes que ampara fueron adquiridos de fuentes legítimas, no involucradas en el fondeo de conflictos; deben ser concatenadas a lo largo de la cadena de suministro y son auditadas anualmente.

Hablando de dinero la industria del diamante reportó en 2016 un valor global de 80.1 millardos (billones estadounidenses); una fracción de lo que la industria de la información y datos personales reporta al año. Alphabet, controladora de Google, reportó una utilidad de 3.2 millardos aun tras descontar la multa que impugna en la Unión Europea por prácticas monopólicas, por 5.1 millardos. Un solo negocio basado en el análisis de datos produce por sí solo la riqueza que genera la industria mundial de diamantes entera en un año.

Otro ejemplo que pone en mejor perspectiva la proporción del valor de la información y datos personales contra los diamantes: a finales de julio de este año Facebook perdió 119.4 millardos de capitalización; prácticamente +50% del valor de la industria global de diamantes, debido, en buena medida, a los embates que ha enfrentado por los cuestionamientos sobre su diligencia en la gestión de los datos personales de sus usuarios y las consecuencias que ello ha podido tener, tanto para ellos como para sociedades enteras tras haber sido manipulada de cara a procesos democráticos, como el Brexit y las elecciones estadounidenses de 2016, o para orientar la violencia de grupos sociales predominantes en contra de minorías étnicas.

La amenaza de riesgo personal podría no ser tan inmediata o evidente en el tráfico masivo de datos personales como en el caso del tráfico de diamantes de conflicto; quienes extraen estas gemas ilícitamente saben que su destino es financiar la inestabilidad política y el derramamiento de sangre, mientras quienes legítimamente iniciaron negocios basados la obtención y flujo de información no imaginaban que sus plataformas podrían ser convertidas en armas para lograr el mismo efecto; sin embargo ese uso armamentista de la información personal no deja de suponer riesgos, en la medida que las grandes empresas de tecnología acceden a la información de más usuarios, incrementan su alcance y se vuelven referente necesario para otros participantes en Internet, a la vez que los actores perversos sofistican sus tácticas para evadir los controles con los que las redes sociales intentan evitar ser explotadas como medio para la manipulación masiva en perjuicio tanto de grupos en particular como de la colectividad en general.

El icónico slogan “a diamond is forever” fue escrito para De Beers en 1947 por Frances Gerety, de la agencia de publicidad N.W. Ayer; sólo muchas décadas después del comercio global de diamantes se cayó en cuenta de la necesidad de una regulación que garantizara la licitud del origen de las piedras para prevenir o mitigar el daño de su tráfico ilícito. Con la información y datos personales ocurrió al revés: la primera ley de la materia fue aprobada en Alemania en 1970, el Convenio 108 de Europa (al cual México se ha adherido recientemente) fue aprobado por la en 1981, y su primera Directiva lo fue en 1995. Google fue fundada en 1998 y Facebook en 2004.

Sus orígenes esencialmente norteamericanos las aislaron de la jurisdicción europea en su nacimiento; sin embargo, su exponencial crecimiento e influencia globales las han puesto en menos de 20 años en la encrucijada que el comercio de diamantes tardó más de medio siglo en alcanzar. En ambos casos la conclusión es la misma: la diligencia unificada en el origen del tráfico sea de gemas o de datos, es esencial para el bienestar tanto de quienes los negocian como de sus clientes. Ahora, está por verse si habrá un “Proceso Kimberly” para la protección de datos personales, y de haberlo cuál será: mientras que en los Estados Unidos se hace cada vez más patente la necesidad de una regulación integral de la materia y en América Latina se han ido aprobando leyes de marcada influencia europea, el viejo continente busca erigir a su Reglamento General de Protección de Datos Personales (“RGPD”) como el estándar de licitud en el manejo de datos personales.

Conforme esta dialéctica progresa las empresas de tecnología se topan con más cuestiones de ética, e incluso de filosofía, sobre su visión y misión; sin embargo, lo primero va primero, y en tanto que los datos personales sean el combustible de su negocio, la diligencia y el apego a la normatividad de la materia será el fiel de la balanza. Resta ver si el RGPD será el “Proceso Kimberly” para los datos personales.

*Abogado del área de tecnología, medios y telecomunicaciones de Santamarina y Steta.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El cambio de Churchill, un modelo de liderazgo
Por

La evolución de una figura histórica como la de Winston Churchill nos puede ayudar a ver las distintas caras de un lider...