Por Steve Schaefer

Danton Goei tiene una perspectiva global.

Su formación podría haber influido en ello –creció en Francia, de ascendencia holandesa y china, antes de aterrizar en Wall Street–, pero también es parte de su trabajo. Como codirector de los Davis Global Fund y Davis New York Venture Fund,  cartera del Fondo Mundial Davis y Davis New York Venture Fund, ayuda a supervisar más de 12,000 millones de dólares (mdd) de inversionistas, Goei tiene una misión: “ir a todas partes”.

En una conversación reciente con Forbes, Goei compartió su perspectiva sobre muchos temas de interés actual, desde la inversión en empresas privadas hasta por qué el Brexit de finales de junio no fue una oportunidad de compra tan increíble y cómo un inversionista puede enamorarse de Amazon.com, a pesar de su múltiplo tan elevado.

PUBLICIDAD

Los siguientes extractos de la transcripción han sido ligeramente editado para hacerles más claros.

 

Sobre la fusión de Didi con Uber en China, y la inversión en empresas privadas

Nos hemos dado a conocer como inversionistas a largo plazo en China. Para las personas que levantan capital, el mercado de valores chino no es un lugar para reunir capital a largo plazo. Es demasiado volátil.

Es por eso que le gustamos a Didi.

China es un país enorme, con ciudades tan grandes como sus necesidades de transporte masivo. El cuadro normativo era muy turbio pero nos pareció que la empresa añadía un valor y solucionaba problemas de transporte importantes.

También creímos que el competidor local ganaría en China. En un escenario de competencia el gobierno se vuelve socio de los locales, y es definitivamente un socio con mucha influencia que quieres tener de tu lado.

La Comisión Federal de Competencia dijo que revisaría el acuerdo entre Didi y Uber, pero no creemos que vaya a haber ningún problema. Si Uber fuera a comprar a Didi el acuerdo podría no prosperar. Lo que hemos visto una y otra vez en China es que el competidor nacional, local, termina ganando. Nuestro punto de vista como administradores de fondos es: ‘si no puedes con ellos, úneteles’.

Tenemos unas pocas inversiones privadas. Nuestra perspectiva al hacernos de una participación en una empresa pública es mantenerla por al menos unos 5 años, y no es distinto para una empresa privada. No es un requisito, pero sí esperamos que salgan a bolsa en los siguientes 3 a 5 años. Así que por lo general somos inversionistas de última ronda.

 

Sobre el auge –y caída– de Valeant Pharmaceuticals

Hemos invertido en Valeant, vendimos más de la mitad de nuestra posición después de que se duplicó, pero aún teníamos algunas acciones cuando se derrumbó. También teníamos una pequeña participación cuando había mucho apalancamiento, muchísima deuda.

Ése es un tema recurrente: cuando hay una gran cantidad de apalancamiento no hay mucho margen de maniobra. Las cosas van mal de vez en cuando. Haces todo lo necesario para evitarlo, pero no hay un solo negocio en el que puedas meter todos los goles y no te das protección suficiente cuando tienes un alto nivel de apalancamiento.

Si ves nuestra cartera, en general el apalancamiento es muy bajo. Es algo en lo que nos enfocamos mucho. Pero en este caso la influencia terminó siendo un catalizador negativo muy fuerte.

Recientemente recobramos el interés en Valeant porque sus acciones han perdido mucho, obviamente, y tuvieron muchos problemas. Ha sido una cosa tras otra, pero cuando algo se cotiza a tres o cinco veces las ganancias vale la pena echarle un vistazo.

 

Sobre el Brexit y los bancos

No esperábamos una victoria del “Leave”, pero la reacción del mercado no fue demasiado violenta. Las acciones que realmente recibieron un fuerte golpe fueron las del sector financiero europeo, que perdieron entre 20 y 30%.

Encontramos a los bancos muy preocupados por sus balances y su desempeño todavía es relativamente bajo. Así que ésa era la verdadera oportunidad si es que iba a haber una tras el voto a favor del Brexit.

En EE.UU. sabemos que hay algunas muy buenas las empresas que operan a valuaciones muy atractivas; pero no sabemos cuándo bajarán las tasas de interés. Si me hubieran preguntado hace tres años si las tasas seguirían siendo cero en 2016, habría dicho que la posibilidad era tan remota como la salida del Reino Unido se salga de la UE.

Por otra parte, decir las tasas que las tasas subirán en los próximos tres a cinco años no es algo disparatado. Creemos que es un buen augurio para nuestra cartera.

Los nuevos requisitos de capital han empujado a la baja la rentabilidad de las acciones, pero están valuadas lo suficientemente bajas como para incluso con un retorno sobre el capital más bajo te irá muy bien. Eso es lo que opinamos al respecto.

Es obvio que nos interesan mucho el múltiplo de ganancias y la generación de ingresos, pero también hay que tener en cuenta cómo podrían ser esos resultados si las tasas suben.

 

Sobre la inversión en Amazon desde una perspectiva de valor

Creemos que las métricas tradicionales de valuación como las pérdidas y ganancias actuales subestiman la capacidad de generar ganancias a largo plazo de Amazon. Al igual que una compañía de cable o de telecomunicaciones invierte por adelantado pensando en la demanda futura, Amazon invierte fuertemente en sus dos negocios minoristas y de cómputo en la nube, que deprime las ganancias actuales y la generación de efectivo.

Del mismo modo, Wal-Mart tuvo un flujo de efectivo negativo hasta mediados de los años 1990, dado que estaba expandiendo rápidamente su número de tiendas. Nuestro marco de valuación  se ajusta a las inversiones se realizan para el crecimiento futuro.

 

Siguientes artículos

Acciona quiere aprovechar las energías renovables en México
Por

Acciona se está de plácemes: México puso en el mapa mundial de las energías renovables este año y ahora todo depende de...