Sé imparcial al momento de justificar por qué mereces más de lo que obtienes actualmente. La clave está en pedir exactamente lo que quieres, sin darle tanto peso al dinero.

 

Pregúntate: ¿cuánto ganas actualmente? Y luego reflexiona: ¿es lo que mereces? La respuesta depende más de tu nivel de satisfacción con tu puesto actual que con la cifras en tu cuenta bancaria, revela Barbara Stanny, autora de Sacred Success: A Course in Financial Miracles. De hecho, puede que recibas un sueldo relativamente bajo y aun así sentir que ganas lo suficiente.

¿Estamos hablando de una decisión consciente? En absoluto. El peligro de no ganar lo que mereces radica en que mientras racionalmente te encuentras amasando una cantidad suficiente de recursos materiales para cubrir tus necesidades inmediatas o hasta permitirte ahorrar para el futuro, corres el riesgo de caer en un estado de privación de tiempo, respeto, libertad, elecciones e incluso alegría o autoestima.

PUBLICIDAD

Algunas señales de alarma son: sentirse estancado, culpar a los demás por los errores propios, subestimar su valor regalando tiempo, conocimiento, habilidades y experiencia, aferrarse a un área de confort, caer en el autosabotaje racionalizando problemas o dejando todo para después, y vivir en el caos financiero (esperando la siguiente quincena), entre otros.

Ahora, si lo que ganas no es lo suficiente financieramente hablando, Marr Bernard, mejor conocido como el Gurú del big data, recomienda: antes de establecer que realmente ganas poco, investiga el rango de sueldos para tu puesto en bolsas de trabajo o páginas que se dediquen a cotizar el valor de los profesionistas. También te invita a tomar en cuenta tu experiencia, educación, y tu ubicación al momento de calcular tu rango salarial.

Considera lo siguiente: no puedes exigir un aumento de sueldo si no tienes los fundamentos para demostrar lo que vales, es decir, ¿cómo justificarás que tu pago es inferior al que merece tu potencial? Apóyate en tus resultados, y demuestra cómo puedes incrementarlos. Sé imparcial al momento de justificar por qué mereces más de lo que obtienes actualmente. Si descubres que en realidad tu sueldo está dentro del rango de lo que reciben otros profesionistas con puestos equivalentes y va de acuerdo con los resultados que rindes, entonces sé honesto contigo mismo y acepta que probablemente recibes menos de lo que mereces en calidad, no en cantidad. Revalúa tus prioridades y haz los cambios necesarios para obtener los niveles de satisfacción que estás buscando; incluso, plantéate la posibilidad de modificar tu trayectoria laboral.

Ya sea en un trabajo nuevo o el actual, la clave está en pedir exactamente lo que quieres, sin darle tanto peso al dinero. No sólo preguntes por la paga; puede no traerte lo que necesitas. Pide para aquello para lo que lo necesitas: viajes, seguro de salud, seguro de vida; sé más específico. De esta manera, el dinero te dará, además de todo, elecciones y libertad.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Negocios en pareja: ¿cómo sobrevivir a un rompimiento?
Por

Foro #MujeresPoderosas: El rompimiento de Angélica Fuentes y Jorge Vergara en lo personal y en los negocios generó mucho...