Las menos de 700 horas que laboran en los 195 días que componen su jornada anual ordinaria ubican a nuestros diputados como los menos productivos de la OCDE. Eso sí, perciben los sueldos más elevados del grupo.

 

A los diputados mexicanos poco les importa que su nación sea víctima de la desigualdad extrema, pues la dieta que perciben, la promueve. En efecto, los representantes en la Cámara baja son quienes mayores ingresos tienen, medidos en función de la riqueza que generan sus habitantes (PIB per cápita), así como del sueldo mínimo de éstos dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Algo se ha roto en la sociedad mexicana para llevarla a los extremos que actualmente vive, y qué mejor manera de ejemplificarlo que realizar un comparativo entre los ciudadanos y sus diputados.

PUBLICIDAD

Los ciudadanos de México son quienes más horas al año dedican al trabajo entre sus similares de los países OCDE (2,228). Y aunque han sostenido mejoras en su productividad por lo menos desde 2003, su ingreso familiar sigue siendo el más bajo del grupo (12,850 dólares).

1Mientras, las menos de 700 horas que laboran en los 195 días que componen su jornada anual ordinaria ubican a nuestros diputados como los menos productivos entre los países OCDE, como bien publicara The Economist con base en el trabajo de María Amparo Casar Pérez, quien también revela que el ingreso anual de estos legisladores ascendía a 213,600 dólares, sólo por debajo de sus homólogos chilenos.

Sin embargo, los ingresos que tienen los diputados mexicanos son hasta 12.55 veces mayores al PIB per cápita de los mexicanos, la relación más alta de la OCDE. Además, si los ingresos de los diputados son comparados con el sueldo mínimo, recordando que en México 45% de los trabajadores tiene una remuneración inferior a dos de minisalarios (ENOE I 2015), estos flamantes representantes del pueblo obtienen una dieta 124 veces superior, único cociente de tres dígitos dentro de los evaluados.

(En Suiza, la Cámara baja ostenta una dieta apenas 1.2 veces superior al sueldo mínimo anual.)

2Los congresistas mexicanos de la pasada y de la actual legislatura son responsables de una Reforma Laboral que no ha mejorado la proporción de empleo formal permanente (enero 13-15); de una Reforma Energética que comprometió un recurso estratégico, indispensable incluso para el gasto público, a cambio de la desmantelación de este sector de la economía nacional; una Reforma Fiscal invasiva y autoritaria que castiga al contribuyente cautivo, que viola el principio de proporcionalidad de las contribuciones –que deriva en vicios de inconstitucionalidad–, para aspirar al mayor déficit fiscal de los últimos 36 años, y una Reforma Educativa en que la posibilidad de hacer concursos de oposición, el probable único mérito de ésta –que no deja de ser polémico–, se diluye como agua entre las manos por la falta de credibilidad de las instituciones.

Pobreza y marginación son una constante, igual que el flagrante abuso por parte de nuestros diputados, y de la cúpula política mexicana en general, aunque pareciera que a los ciudadanos les alegra tal situación, toda vez que sostienen el indicador de Satisfacción de Vida más alto dentro de las cinco naciones con mayor desigualdad, uno muy parecido al que ostentan naciones como Suiza, Islandia, Noruega, Dinamarca o Suecia, con todo y sus abismales diferencias.

 

Contacto:

Twitter: @1ameth1

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

plata
Vuelve la escasez de onzas de plata Libertad
Por

Nuestro país sigue siendo el principal productor mundial de plata, con 192.9 millones de onzas en 2014. Es lamentable qu...

También te puede interesar