Ante el desempleo que no ofrece tregua en España, un buen número de altos directivos y pequeños empresarios españoles han cruzado el Atlántico para garantizar su sueldo o hacer negocios en México. Los pronósticos indican que este éxodo no cesará.  

 

Por Igor Galo

 

PUBLICIDAD

México vuelve a vivir un crecimiento de la colonia española, sin embargo, esta nueva inmigración tiene una peculiaridad: se trata de una generación de españoles especializados en la alta dirección, que arriban de la mano de los grandes corporativos, al calor de la crisis económica más grave de Europa del último medio siglo.

Antonio Basagoiti, uno de los líderes regionales del Partido Popular durante el gobierno de España de 2011, anunció en mayo de este año que se retiraba de la vida política. Motivo: un trabajo en México, como ejecutivo del Banco Santander.

Abel Gibert, socio de Seeliger y Conde, una de las mayores compañías de head hunters de América Latina, confirma que si antes de la crisis recibían de dos a tres consultas para buscar altos directivos españoles; ahora, la demanda ha crecido a ocho, en promedio, en los últimos años. “Los directivos están dispuestos a moverse por el mismo salario que tienen o, incluso, por menos del que percibieron en el pico del ciclo económico español”, añade Abel Gibert.

 

¿Inmigración escandalosa?

 

La cifra de registrados en los tres consulados de España en México, según comunicaron a Forbes México, asciende a 120,000 españoles residentes en el país. El INE (o Instituto Nacional de Estadística de España), estableció esta cifra en 2012 en 100,782 frente a los 69,571 registrados en 2009. Un aumento de 31,000 en cuatro años. ¿Cuántos en verdad cruzaron el Océano Atlántico?

Desde la oficina comercial de España en México se destaca que la Ley de Memoria Histórica de España (Ley 52/2007), otorga el derecho a pedir la nacionalidad española a muchos hijos y nietos de españoles que emigraron en tiempo pasados. Así, en el periodo de aplicación de la ley (1 de enero de 2009 a 31 de diciembre de 2012), de los aproximadamente 32,000 nuevos inscritos en el Consulado, cerca de 20,000 fueron cobijados por esta legislación.

Los españoles son la quinta nacionalidad con más gestiones realizadas ante el instituto Nacional de Migración (INM) para la petición de nuevos forma FM2, con 922 y 2,500 peticiones de renovación; muy por detrás, por ejemplo, de los estadounidenses (3,888).

Esto alimenta una hipótesis: que muchos nuevos españoles cuyo árbol genealógico surgió en esos países hayan regresado, a pesar de obtener la nacionalidad española, tras la prolongada crisis económica europea que ha situado el desempleo de España por encima del 20%.

 grafica_flujo_españoles1

Perfil del conquistador

 

El número de españoles viajando a México para quedarse y trabajar está creciendo con la crisis económica europea, pero se mantiene con un flujo estable.

Queda otra alternativa. ¿Podrían estar llegando españoles a trabajar de manera ilegal a México? Parece poco probable. Los españoles pueden trabajar en Alemania, Reino Unido, Austria, Francia, Holanda, de forma legal y sin ningún permiso especial, con salarios sensiblemente superiores a los que percibirían para estos mismos puestos en México.

Existen tres tipos de emigrantes españoles con la crisis. Por un lado, profesionales muy calificados como directivos o ingenieros, que van de la mano de empresas multinacionales a destinos en otros países de Europa, Estados Unidos e Iberoamérica. Por otro lado, profesionales que han perdido su puesto de trabajo en España y empresarios de PYMES que están instalándose, invirtiendo y generándose su propio empleo en países iberoamericanos que están viviendo un buen momento económico, como México”, explica Juan Carlos Martínez Lázaro, director del Informe de Inversión española en América Latina de IE Business School.

 

Destino: México

 

La nueva emigración española que llega a México, por lo tanto, lo está haciendo principalmente de la mano de compañías que invierten en el país. España es el primer inversor europeo en México.

La Secretaría de Economía de México calcula que las empresas españolas invirtieron 42,650 millones de dólares (mmd), 15% de la inversión recibida por el país durante el periodo comprendido entre 1999 y 2012.

Uno de esos grandes jugadores es la aseguradora Mapfre, presente en México a través de Tepeyac desde hace 20 años y que desde su departamento de Comunicación en Madrid explica que en la alta dirección de la institución en México trabajan actualmente cuatro españoles, encabezados por el Presidente Ejecutivo de la compañía, el Director General de Estructura Comercial.

“México es un destino deseado por directivos de todo el mundo, por  las positivas condiciones macroeconómicas del país y las amplias posibilidades de negocios. En el caso de España, y según datos de la Secretaría de Gobernación, de los 7,630 españoles que han conseguido un permiso de trabajo (FM3) en México por primera vez en los últimos cuatro años, más de 12% tiene formación de postgrado universitario, lo cual habla de que mucha de la gente que emigra tiene un alto grado de especialización”, añade una fuente desde los headquarters de Mapfre.

Hay más. Javier Malagón Navas, que lleva varios años en México y es director general de Finanzas y Contraloría del Grupo Financiero BBVA Bancomer, destaca que entre los directivos y movimientos de personal interno, “tanto por el tamaño de nuestra operación, como por el capital humano, riqueza cultural, cordialidad de su gente, México siempre ha sido y es un destino deseado”.

Pero no son sólo las empresas españolas las que envían directivos españoles a México. Cada vez más europeas o asiáticas lo hacen, sostiene Abel Gibert, el head hunter de Seeliger y Conde.

 

¿Y las Pymes?

 

La llegada de las Pymes españolas a América Latina, al calor del crecimiento de la región, está haciendo que muchos nacionales de aquel país inicien operaciones en México.

Es el caso de Structuralia.com, una de las empresas líderes de formación online especializada en el sector de la construcción, infraestructura e ingeniería, que abrió oficina en la Ciudad de México, desde enero de este año.

Este es un ejemplo de las más de 4,000 empresas españolas que invirtieron en México desde 1999, según la Secretaría de Economía, y que convirtieron a España en el segundo país con más empresas invirtiendo en México, después de Estados Unidos.

En síntesis, las previsiones otorgan a México un crecimiento estable y sostenido en los próximos años, frente a cifras mucho menos optimistas en la Unión Europea. Eso, está provocando un cambio de planes en un círculo, nada pequeño, de profesionistas españoles que ya están en la búsqueda de su “sueño mexicano”.

 

Siguientes artículos

Las 5 enfermedades más caras de México
Por

Un estudio de Grupo Fenam muestra cuáles son las cinco enfermedades cuyo tratamiento es más costoso en México. Conócelas...