Forbes

Después de que Andrea Siller, Adriana Torres y Alicia de Hoyos terminaron de estudiar ingeniería biomédica en el Tec de Monterrey, crearon una empresa en el campo de los dispositivos médicos y fundaron Bioana en octubre de 2013, dedicada a desarrollar insumos accesibles a toda población.

Barreras cotidianas

“Iniciar la compañía no fue sencillo; no había un camino claro a seguir […] Realmente tuvimos que abrirnos paso”, explica Siller.

Empezaron por explorar las necesidades básicas en el campo clínico que pudieran solventarse con dispositivos tecnológicos.

Observaron que es muy difícil obtener una muestra de orina de la mayoría de los adultos mayores, algunos no se pueden mover, otros sufren de incontinencia. Para atender este problema, las tres amigas idearon el RecoPad, un recolector incorporado en los pañales que captura la orina de manera limpia sin afectar sus componentes, luego es extraída mediante vacío a un tubo de ensayo. Así, la muestra se envía al laboratorio para análisis y el paciente es diagnosticado y tratado a tiempo.

Hoy, el portafolio de productos de Bioana cuenta con otros tres dispositivos propios. Uno de ellos sirve también para recolección de muestras para laboratorio, pero para mujeres con cáncer cervicouterino; otro es una malla que evita la contaminación de una arteria del corazón a otra; y el tercero es un tubo flexible que hace más soportables los catéteres de garganta a los niños durante su rehabilitación.

La mano de Conacyt

Para impulsar su compañía, las fundadoras de Bioana lograron obtener apoyos del Conacyt: recibieron, en tres entregas, alrededor de 16 millones de pesos (mdp), con lo cual desarrollaron sus primeros aparatos.

“Lo que hicimos inicialmente fue ponerle al proyecto todos nuestros ahorros”, expone Siller. “Sin embargo, nos dimos cuenta de que, en el sector en el que estábamos tratando de impactar, se necesitaba mucho más dinero que el que teníamos, para poder generar desarrollos”.

Bioana cerró 2018 con poco más de 10 mdp en ingresos. El plan para este 2019 es continuar con el desarrollo de soluciones médicas en el país, a la vez que explorar en países de América Latina (ya cuenta con clientes en Perú). También tiene previsto levantar una nueva ronda de inversión que le permita incrementar su portafolio y equipo de trabajo.

Te puede interesar: AT&T se alía con iLab y Laboratoria para empoderar a emprendedoras

En un país enfermo, la innovación es necesaria

De acuerdo con Víctor Moctezuma, director general de iLab, en un país como México, cuya población sufre de altos índices de enfermedades graves, como los problemas cardiovasculares y la diabetes, la innovación en el ámbito médico resulta “más que crucial”. “Es totalmente relevante que existan proyectos de emprendimiento que se enfoquen en generar soluciones a estos problemas por medio de la tecnología, que tengan la capacidad de escalar y de convertirse en referentes para mejorar la salud de la población”, explica.