Se ha dicho hasta la saciedad: tendrás el mundo en la palma de tu mano a través de un aparato de hasta seis pulgadas con el que podrás enfrentar las exigencias de tu trabajo y tu vida cotidiana. Pero a la fecha son pocas las empresas conscientes de ello; cuando bien podrían “sacarle jugo” a 25 millones de mexicanos.

 

Por Jennifer Juárez

 

PUBLICIDAD

En la próxima década no llevarás tu laptop a los viajes de negocios. Conectarás un monitor, un ratón y un teclado a tu celular que pondrás en “modo trabajo”, con lo que el sistema operativo y las aplicaciones adoptarán un comportamiento y contexto totalmente distintos.

Y si por alguna razón te encuentras enfermo del estómago durante el viaje, en ese mismo teléfono podrás ver a tu médico en videoconferencia, recibir una factura electrónica por la consulta y una receta médica digital, que podrás hacer efectiva en la farmacia. Ése es el futuro hacia donde se dirige la medicina.

Fabio Molina Bocanegra, vicepresidente comercial de Colmédica, una empresa colombiana de medicina prepagada con más de 500,000 usuarios, explica que éstos actualmente ya pueden buscar al médico más cercano en una aplicación, programar la cita desde la app y prepagar la consulta. Asimismo, cuando los médicos solicitan un procedimiento o examen, se le toma una foto a la orden y se envía a la central de Colmédica para que se apruebe en cierto periodo. “Es poner el servicio en la mano del cliente”, explica Molina.

Pero antes de llegar a las consultas virtuales, las empresas tienen que alcanzar el mercado en el ámbito de la movilidad. Como ocurre con muchas tecnologías, las compañías tardan en detectar el potencial de oportunidad y luego tardan más en implementarlo. “Muchas compa­ñías no están explotando el potencial de los dispositivos para ofrecer información y recursos clave cuando las personas los necesitan. Así que muchas empresas están fallando en proveer a sus empleados del potencial de la movilidad”, explica David Johnson, analista de la consultora Forrester Research.

¿Qué es exactamente la movilidad? El analista la define como “la tecnología necesaria para posibilitar que los empleados trabajen en un lugar que no es su oficina primaria; si una empresa es móvil pueden trabajar mientras se desplazan o cuando se hospedan en un hotel”.

Actualmente, tres de cada cuatro empresas en México han desarrollado y puesto en ope­ración al menos una aplicación móvil para clientes, mientras que 57% lo ha hecho para algún servicio en beneficio de sus empleados, según el estudio Estado y tendencias de la adopción móvil en la empresa, realizado por la consultora Netmedia, por encargo de la firma de solucio­nes en movilidad Proximate. Más de 130 empresas mexicanas, dos tercios de éstas con más de 1,000 empleados, participaron en el estudio en el primer bimestre de 2014.

 

Algo más allá del e-mail

Una década antes que la mayoría de los mexicanos pudiéramos consultar Internet, de Estados Unidos llegaban artículos sobre el fenómeno del “pulgar de BlackBerry”, una inflamación del tendón provocada por el exceso de mo­vimiento del pulgar al teclear y navegar en el celular. Pero al margen de ese efecto, y por primera vez, ocurría un fenómeno: que el empleado ya no se llevara la oficina a casa; era el trabajo mismo el que llegaba al hogar sin invitación.

Actualmente, el correo electrónico y la comunicación por voz siguen siendo las aplicaciones móviles que más motivan a las organizaciones a invertir en dispositivos como los smartphone y tabletas, según el Barómetro de Movilidad de Motorola Solutions para América Latina, publicado en diciembre de 2013. Más de 2,500 ejecutivos fueron entrevistados en todo el mundo para el estudio; de ellos, 375 estaban en América Latina (120 en México).

Aunque claramente las llamadas de voz a celulares y el e-mail no pierden importancia, el énfasis de estos dos elementos en un ambiente cada vez más plural de sistemas operativos y posibilidades móviles muestra la miopía de algunas organizaciones, ya que son muchas las aplicaciones (mucho más allá del teléfono y el e-mail) en las que se ha demostrado que vale la pena invertir en movilidad.

Los participantes en el estudio de Proximate identificaron los tres rubros en las tres áreas en las que creen que hay mejor potencial de aprove­chamiento en términos de movilidad: el servicio y atención al cliente (54%), la comunicación entre los miembros de la empresa (53%), y el control y gestión de personal en campo (46.7%).

El consultor independiente de adminis­tración de negocios Jorge Urbina utiliza facture Móvil, de Aspel, para emitir el cobro por sus servicios desde cualquier lugar donde se encuentre su cliente. Ahorra tiempo porque en el pasado, recuerda, tenía que llegar a la oficina, vaciar los datos, generar la factura y enviarla. Con su sistema, dice, los clientes quedan gratamente impresionados porque la tecnología también es amigable. Urbina explica que estas soluciones de oficina móvil le permi­ten “estar cerca del cliente a pesar de no estar presencialmente”.

La movilidad también permite estar más cerca de los empleados. Mario Sánchez, analista de sistemas en la Fábrica de Jabón La Corona, recientemente digitalizó exitosamente todos los procesos de la empresa. Anteriormente se cal­culaba la producción de jabones multiplicando la cantidad de cajas por la cantidad de jabones contenidos en cada una de ellas, pero ahora, con una red inalámbrica y un sistema de escáneres, se registra automática­mente cuánto producto se mueve en los procesos de producción, almace­namiento y transporte.

“Cuando implementamos tuvi­mos una reducción de 70% de error en inventariado”, presume Sánchez. El informático explica que ahora también puede conectarse, desde la fábrica, a los 17 centros de distribu­ción foráneos y configurar sus escáneres de inventariado.

La comunicación entre empleados es una de las soluciones más extendidas en el ámbito empresarial. La Red Privada Telcel, que facilita la comunicación entre los empleados de las em­presas y permite controlar y reducir los costos, crece en usuarios más de 50% cada año, dice el subdirector de Servicios de Productividad de Telcel, José Luis Gómez.

 

Manual de uso

La estrategia adecuada y los costos de montarse con éxito a la movilidad empresarial varían según las necesidades de la compañía, pero existen algunas reglas válidas para todos.

“Uno de los problemas es que las compa­ñías tratan de poner demasiada información en la app móvil, en la pantalla, y eso dificulta la navegación a las personas para encontrar lo que buscan”, recomienda Johnson, el analista de Forrester Research.

El CEO de Proximate, Alejandro Suárez, explica que hacer una aplicación es muy fácil. “Cualquier joven que sale de la universidad puede hacerla y hay cientos de hackatones al año. Sin embargo, muy pocas empresas están logrando hacer una aplicación móvil exitosa.”

Alfonso Caraveo, director de Territorio para la unidad de negocios de Enterprise Motorola Solutions México, coincide en que la movilidad debe tener como fin que los empleados puedan ser eficientes, productivos; que puedan reducir costos, pero que ésta también debe redundar en un mayor nivel de satisfacción en las actividades laborales. Si esto último no se logra, fracasará la adopción.

En las aplicaciones para consumidor final también se cometen errores, como la sobre­explotación de las notificaciones que llegan a cualquier hora del día o la noche. Muchas veces son irrelevantes y poco a poco se con­vierten en el nuevo spam.

Otro de los obstáculos para implementar correctamente esta tecnología es la falta de liderazgo. De las empresas encuestadas por Proximate, 50% considera la movilidad como una de sus prioridades estratégicas, “pero casi nadie ha creado posiciones geren­ciales o directivas para manejar la movilidad”, dice Suárez.

De hecho, dos de cada tres participantes en el estudio consideraron que uno de los principales retos para generar una estrategia móvil es la falta de visión de cómo aprovechar la tecnología para generar valor a la empresa, clientes o empleados.

Finalmente, hay resistencias a esta tecnolo­gía que son propias del mercado y “probable­mente la más grande es tener acceso a la tecnología y a Internet en cualquier lugar y en cualquier momento”, afirma el CEO de Proximate.

La movilidad ha demostrado ser una gran oportunidad para los negocios, pero actual­mente sólo cinco de cada 10 internautas se conectan mediante su celular y sólo tres de cada 10 tienen un plan de datos contratado, según AMIPCI. “Ves a la gente cazando Wi-Fi por todos lados para tener acceso a datos más económi­cos”, agrega Suárez.

A pesar del discurso de la importancia de la movilidad y de la ubicuidad de estas tecnologías, que ya permean el día a día de los trabajadores, gerentes y líderes de las industrias, en términos de adopción las empresas mexicanas siguen jugando al viejo cuento del coyote que intenta alcanzar al correcaminos. Así, siete de cada 10 en­cuestados por Motorola coincidieron en que adoptan las nuevas tecnologías sólo cuando es necesario o están “seguros de que se han convertido en la corriente principal y son ampliamente aceptadas”.

En ese contexto, hay más de 25 millones de mexicanos que esperan que sus emplea­dores y marcas favoritas logren llevar sus servicios y productos al alcance de la palma de su mano.

dispositivos1

 

Siguientes artículos

Grandes bancos concentran clientes… e información: Cofece
Por

La información que los grandes bancos tienen de sus consumidores representa una ventaja frente a los nuevos competidores...