Los wearables para el sector salud, las gafas inteligentes y los relojes inteligentes serán los dispositivos más demandados por las organizaciones.

 

 

La aparición del Google Glass vino a revolucionar el mercado de los llamados wearables o tecnología vestible.Desde su aparición, estos dispositivos electrónicos que lleva un individuo y que lo puede portar debajo, junto o por encima de la vestimenta han tenido un enfoque más de uso personal; sin embargo, en el mundo empresarial pueden aportar grandes beneficios.

PUBLICIDAD

Los smartwatches como Pebble, Gear 2 de Samsung o el iWatch de Apple, smartglasses como las Google Glass, bandas fitness o de salud como Fit Bit, Jawbone o Gear Fit, smartrings como el NFC Ring, entre otros, están afrontando muchos retos tecnológicos, pero al mismo tiempo están demostrando su potencial y aplicación en los negocios.

¿De qué manera los wearables contribuyen en la operación de una compañía? “Permitirán a los trabajadores, los socios y los clientes experimentar nuevos niveles de inmediatez, simplicidad y contexto en sus experiencias de cómputo móvil. No sólo son un fenómeno de consumo, sino que tienen el potencial de cambiar la manera en que las empresas y los trabajadores conducen sus negocios”, escribió J. P. Gownder en el informe The Enterprise Wearables Journey, publicado a principios de año por Forrester Research.

Estos dispositivos mejoran la eficiencia de los procesos de almacenaje, inventario y logística, ya que se mantienen las manos libres y se incrementan la seguridad y la eficiencia en las tareas; en el retail facilitan la consulta de stock disponible o el cobro al cliente. De igual manera son de gran utilidad para labores de mantenimiento y gestión de incidencias. Asimismo apoyan cuestiones de peritaje como grabación de videos o captura de imágenes, y la administración de drones en lugares de difícil acceso.

En el sector salud, los dispositivos wearables permiten acceder a resultados de pruebas y laboratorios, radiografías y resultados médicos. También es posible realizar diagnósticos de los pacientes mediante las aplicaciones visuales o acceder a información sobre medicamentos. Incluso pueden utilizarse como plataforma de rescate, emergencias y apoyo en catástrofes.

Las gafas inteligentes, cámaras, relojes inteligentes, wearables para la salud y deportes, seguidores de actividady rastreadores de movimiento 3D jugarán un papel importante dentro de dicho escenario. Los expertos opinan que los wearables para el sector salud, las gafas y los relojes inteligentes serán los dispositivos más adquiridos por las empresas y de mayor uso por los empleados.

Para este año, ABI Research prevé que se comercializarán 90 millones de aparatos wearables, un crecimiento que en su mayoría procederá de productos dirigidos al cuidado de la salud y el deporte. Además pronosticó que el mercado de dispositivos wearables empresariales alcanzará los 18,000 millones de dólares en 2019, a una tasa de crecimiento anual compuesto de 56.1% en los próximos cinco años, debido a que se convertirán en una parte integral de las estrategias móviles empresariales. La región América del Norte será la más grande y logrará un valor CAGR de 39% durante este mismo periodo.

Ante dicho panorama no cabe la menor duda de que los dispositivos wearables prometen sumarse a la lista de tecnologías prioritarias para la operación y eficiencia de los negocios. Pero habrá que tener cuidado en la parte de la seguridad, pues de acuerdo con Blue Coat Systems, el sistema operativo Android alimenta la tecnología wearable, por lo que existe la posibilidad de que el malware llegue hasta las cosas que usted lleve puestas. El software malicioso se transmite a través de Bluetooth, de ahí que no sólo puede infectar su teléfono, sino también cualquier vestible conectado a su móvil.

Esto también aplica para iOS y otros sistemas operativos móviles, así como a los dispositivos que se conectarán a estos sistemas. Aunque hasta el momento no ha habido algún caso real, no es descabellado suponer un escenario como el descrito anteriormente, y con la proliferación de los dispositivos móviles, lamentablemente sólo es cuestión de tiempo para que el “malware de vestir” se vuelva una realidad.

Blue Coat Systems recomienda a las compañías prever las medidas de seguridad necesarias, pues, como podemos observar, los wearables son susceptibles de ser hackeados, lo que pondría en riesgo la información confidencial de las organizaciones.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @BlueCoat

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cómo decirle ‘no’ a tu jefe
Por

Si piensas que la estrategia de la persona a quien le reportas está fallando, antes de decirle ‘no’ debes es...