Forbes

Luego de consolidar su negocio de lavanderías, Mauro Posada, CEO y fundador de Do It Clean, busca escalar un negocio que, además de garantizar limpieza, ofrece atractivos retornos de inversión.

Esta franquicia, nacida en 2012, y que abrió su primera sucursal con seis empleados, hoy tiene una plantilla de 347, entre sucursales y corporativo, y opera 70 centros de lavado en cuatro ciudades del país.

“El año 2018 fue muy importante para nosotros, porque nos dedicamos a crear la base del negocio; pero, a partir de este año, en lugar de abrir de tienda en tienda, ahora será de ciudad en ciudad, incluso con la figura de operadoras de franquicias”, señala Posada.

Dado el potencial de crecimiento de Do It Clean, su fundador busca redirigir su estrategia: en lugar de buscar familias que quieran tener una sucursal, irá tras inversionistas que sean socios de una operadora y que, de capital semilla, aporten 12 millones de pesos (mdp) para abrir de golpe 12 sucursales.

PUBLICIDAD

El sentido de este plan es que el corporativo Do It Clean aporte 51% del capital, y 49% provenga de los socios que integren la operadora, además de que ofrece 25% de retorno, contra 11 o 12% de otras franquicias que abren sólo una unidad.

El modelo es simple, explica Posada: se trata de generar operadoras de franquicias que agrupen a 10 inversionistas y que aporten 1.2 mdp cada uno. Aunque no será obligatorio entregar dividendos al primer año de operación, el socio es libre de decidir si los recibe o reinvierte.

“Para este nuevo modelo de negocios, estamos buscando socios que ya tengan trayectoria empresarial y relaciones, que sepan manejarse en este nivel y que, al igual que nosotros, no pretendan operar directamente, sino a través de una administración profesional”, apunta Posada.

La tecnología que utilizan sus centros de lavado es la principal ventaja competitiva de Do It Clean, según su director, pues los motores son de velocidad variable y sin transmisión, que consumen 32% menos electricidad y gastan 42 litros de agua en un ciclo de lavado de ropa, contra 84 de los equipos de la competencia, un ahorro de 54% en el consumo de agua y de hasta 80% en el pago del servicio. Todo ello se refleja en los rendimientos de la franquicia.

La condición para que todo funcione bien es seleccionar y reclutar cuidadosamente a los socios que formarán parte de la operadora y calcular bien el tiempo para la apertura de la primera sucursal, que no debe ser mayor a 60 días.

Para este 2019, Posada planea abrir tres operadoras en Guadalajara (una de ellas ya funciona), y cuatro fuera: en Hermosillo, Chihuahua, Aguascalientes y Puerto Vallarta. El modelo tradicional de venta de franquicias una a una seguirá funcionando, pues, de acuerdo con Posada, vale la pena no dejar de lado un mercado que puede ayudar a abrir nuevas plazas para la marca.

Te puede interesar: Tridiena: los siete que quieren fortalecer el sector franquicias

Sus números

  • Costo de la Franquicia / 18,000 a 140,000 dólares
  • Cuota de la Franquicia / 15,000 a 40,000 dólares
  • Regalías 5%
  • Retorno de Inversión / 24 meses

 

Siguientes artículos

Cerveceros mexicanos le ‘pisan los talones’ a Brasil en producción
Por

Las inversiones en la industria, así como la ampliación en las plantas ya existentes ha permitido un incremento en la pr...