Reuters.- El dólar avanzaba el martes ante un mayor apetito por el riesgo, mientras el euro caía debido a que los inversionistas apostaban a una política monetaria que seguirá siendo divergente entre Estados Unidos y la zona euro.

El dólar anotaba fuertes alzas contra el yen y el franco suizo, mientras que las divisas de mercados emergentes obtenían cierto respiro después de recientes liquidaciones de fondos.

“Estamos viendo un fuerte crecimiento global, mercados de materias primas en ebullición y baja inflación en países desarrollados, todos ingredientes que conducen a un potente apetito por el riesgo”, dijo Hans Redeker, jefe de estrategia cambiaria de Morgan Stanley en Londres.

El dólar se apreciaba medio punto porcentual, a 94.145 puntos, frente a una canasta de monedas relevantes, no tan lejos del máximo de tres meses y medio de 95.510 que tocó la semana pasada.

PUBLICIDAD

Los mercados esperan que el banco central estadounidense aumente las tasas de interés el mes que viene y las suba dos veces más en 2018, mientras que los analistas no esperan otro incremento de los tipos en la zona euro al menos hasta 2019.

El euro estaba bajo presión vendedora incluso luego de que datos mostraron el lunes que la confianza de los inversores en Alemania trepó a un máximo histórico. La mayor economía de la zona euro alentó una recuperación de la región, donde la expansión fue sólida en octubre, según sondeos.

El euro, que ha registrado declives en las últimas tres semanas, caía 0.4%, a 1.1567 dólares. Indicadores muestran que los inversores han recortado posiciones largas en euros desde mediados de octubre. Con todo, la moneda única se mantenía dentro de rangos recientes de operación.

El dólar ha operado firme después de que sólidos datos estadounidenses fabriles y de servicios publicados antes del fin de semana respaldaron la idea de que la Reserva Federal subirá las tasas en diciembre y aplicará más ajustes el año próximo.

 

Siguientes artículos

Gastos en maquinaria resguardan inversión fija bruta en agosto
Por

La inversión fija bruta registró una leve variación anual de 0.1% en el mes de referencia.