El peso está bajó presión por la “guerra” del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia y la aparición del coronavirus, tanto que se estima que la situación puede llevar al tipo de cambio a alcanzar niveles cercanos a los 25 pesos por dólar.

“El mercado financiero parece estar descontando un escenario caótico o de crisis. No es posible determinar hacia dónde se dirige el tipo de cambio después de que alcanzó máximos históricos, ya que es terreno desconocido. Si se llega a comportar como en otras ocasiones donde se ha depreciado fuertemente, el tipo de cambio podría alcanzar niveles cercanos a los 25 pesos por dólar“, dice Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

“El “peso problem” vuelve a hacerse presente ahora con la aparición del coronavirus y con la ‘guerra’ del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia”, señala el análisis del grupo financiero.

Te recomendamos: El ‘efecto pánico’ provoca el desplome de los mercados a velocidad superior a la habitual

En los 70s Friedman acuñó el término “peso problem” para referirse a la posibilidad de que eventos sin precedente, o con pequeña probabilidad de ocurrencia, alteren los precios de los activos. Lo llamó así por el peso mexicano que en unos cuantos días en 1976 se devaluó 40%”.

La afectación del coronavirus, primero sobre la economía de China y luego sobre la economía global, llevaron al precio del petróleo a caer dramáticamente en un período corto de tiempo: del 8 de enero a la fecha el WTI ha caído 49%, si se toma solo desde el 20 de febrero a la fecha, la caída es de 37.14%. Es decir, en menos de 18 días el petróleo ha caído casi 40%.

Cabe destacar que para el 2020 la SHCP tomó coberturas por 230,000 barriles diarios a un precio de 49 dólares por barril. El monto cubierto representa alrededor de 21% de la producción total de Pemex, lo que deja a valor de mercado el 79% restante.

Con esto la disminución en el precio del petróleo incrementa la probabilidad de un recorte en la calificación crediticia de Pemex, en la cual una de las agencias calificadoras ya la sitúa en grado especulativo. Asimismo, un recorte en la calificación de Pemex incrementaría la probabilidad de un recorte en la calificación de México, probablemente en un nodo, es decir aun conservando el grado de inversión.

“Por lo anterior, la percepción de riesgo a nivel global se puede traducir en una mayor percepción de riesgo sobre la economía mexicana y afectar la tenencia de valores en manos de extranjeros, propiciando más depreciaciones en el peso mexicano”, dice el documento.

Crisis global de percepción de riesgo

Los indicadores económicos financieros a nivel global se mueven mostrando un estado de crisis, a pesar de que la economía real no lo está. Sin embargo, el nerviosismo se traduce en incertidumbre y por lo tanto en aplazamiento de proyectos de inversión fija y de consumo no básico, con lo cual la economía real puede verse afectada. Ante esto, es probable que gobiernos a nivel global apliquen política económica contra cíclica, tanto en la parte monetaria como en la parte fiscal.

Para Estados Unidos es posible seguir viendo disminuciones en la tasa de interés e inyecciones de liquidez y es probable que la situación actual genere una mayor probabilidad de ganar en las elecciones para presidente al candidato del partido demócrata, pues históricamente el desempeño económico ha sido un determinante importante en el resultado electoral.

También lee: Análisis | ¿Será la crisis del coronavirus el fin de la globalización?

 

Siguientes artículos

refinación
EU, Canadá y otros 6 países se reunieron por temores hacia política energética de AMLO
Por

Diplomáticos de EU, Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, España y Países Bajos se reunieron para discutir su...