El miércoles corrió la versión de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habría dicho al presidente Enrique Peña Nieto -durante la llamada telefónica que sostuvieron la semana pasada- que no necesitaba a México, que va a construir el muro y que nosotros lo habremos de pagar. Lo de costumbre.

La novedad -que primero se publicó en un artículo de Dolia Estévez en el portal de Proyecto Puente, y luego en el de la agencia AP-, fue que Trump habría amenazado con enviar tropas estadounidenses al país para asumir la tarea de derrotar a los cárteles de la droga.

Más tarde la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) emitió sendos comunicados en un claro tono de molestia, dirigidos a la autora de la nota y a AP. Claudia Algorri, directora de Comunicación de esa dependencia, dijo que la publicación estaba basada ‘en absolutas falsedades y con evidente mala intención’.

Estévez publicó en su Twitter una respuesta a la SRE en la que ratificó ‘la veracidad absoluta de la información’ que presentó.

PUBLICIDAD

CNN por su parte, reveló otro presunto fragmento de la transcripción de la llamada, en la que Trump sólo criticaba la labor de México para combatir al crimen organizado, y ofreció ayuda.

Como podrá entenderse, en estos casos es difícil verificar quién dice la verdad. Ojalá pudiéramos conocer la transcripción oficial completa o la grabación, pero eso, no ocurrirá.

No obstante, lo más probable que el trato de Trump hacia Peña Nieto sí haya sido bastante hostil.

La vara de medición la tenemos en lo que ocurrió ayer en otra llamada con quien, se supone, es uno de los más cercanos y leales aliados de Estados Unidos: el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull. Trump criticó un acuerdo firmado por Obama para recibir refugiados desde aquel país, y se jactó de la magnitud de su triunfo en el Colegio Electoral. Medios revelaron que la conversación -programada para durar una hora-, terminó abruptamente a los 25 minutos, cuando Trump, le colgó a Turnbull.

Según The Washington Post (WaPo), funcionarios estadounidenses dijeron que Trump se ha comportado de manera similar en otras conversaciones, y que la llamada con Peña Nieto, fue ‘tensa’.

En este contexto, el periodista Raymundo Riva Palacio reveló en dos columnas esta semana que la primera reunión en Washington para renegociar los asuntos bilaterales -encabezada de este lado por el canciller Luis Videgaray-, fueron en realidad ‘48 horas de absoluta confrontación’.

Por fortuna hay quien sí está leyendo bien los mensajes de Trump -como el ex presidente de México, Ernesto Zedillo– que hace unos días también en WaPo dijo que ‘Ha llegado el tiempo para admitir que las acciones del nuevo gobierno (de Estados Unidos) han cerrado, cuando menos por el futuro próximo, la posibilidad de lograr cualquier acuerdo a través del diálogo y la negociación que pudiera satisfacer a las dos partes’. Por ello, considera: ‘lo prudente sería asumir que el presidente Trump liquidará el TLCAN’. Estamos de acuerdo.

Como ve, evidencias sobran para pensar que la aversión de Trump hacia México es un asunto grave, y que mal hace Peña Nieto al exponerse a una humillación internacional. Mientras persista este riesgo, debe evitar encontrarse con él.

En suma. Hay elementos para pensar que cuando menos, Trump pudo haber ‘zarandeado´ a Peña Nieto por teléfono. Usted decide con qué versión se queda en esta disputa Dolia Estévez vs. SRE, pero lo importante, es darse cuenta de que creer a estas alturas que se podrá negociar con alguien acostumbrado a imponer, es pura ilusión.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @memobarba

Facebook: Inteligencia Financiera Global

Página web: GuillermoBarba.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Éstas son las universidades más internacionales en 2017
Por

Las dos primeras universidades del ranking, en términos de credenciales internacionales, están en Suiza. El tercer lugar...