Por Enrique Hernández

Los viajeros de Estados Unidos que vienen a los paraísos de México no se asustan del discurso anti inmigrante del precandidato por el Partido Republicano, Donald Trump, asegura Eduardo Sánchez-Navarro Redo, presidente del consejo Grupo Questro y uno de los socios principales del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP).

PUBLICIDAD

“No hemos sentido que el discurso (de odio y discriminación) de Donald Trump esté parando los viajes de los estadounidenses a México, de hecho estamos viendo que subimos 10% en el número de turistas extranjeros”, dice a Forbes México.

“Al revés, el turismo extranjero ayuda a poner las cosas en perspectiva, porque Trump habla negativamente de México; pero cuando ellos llegan acá ven otra cara y se van muy contentos”, revela el hombre que también hizo un negocio por arriba del muro fronterizo entre Tijuana y San Diego. Es decir, construyó un puente conocido como el Cross Border Xpress.

En 2015, 8.3 millones de viajeros estadounidenses visitaron los destinos mexicanos, lo cual significó un incremento de 17%, respeto a un año antes, según cifras de la Secretaría de Turismo (Sectur). Y de enero a febrero de 2016, aumentó 15.8% el número de visitas de turistas de Estados Unidos al país.

La obra inaugurada el 9 de diciembre de 2015 colocó al aeropuerto de Tijuana como una de las pocas terminales aéreas del mundo en el que los pasajeros pueden aterrizar en un país y salir a la calle en otro. Algo similar pasa en dos aeropuertos en la frontera entre Francia y Suiza.

A través de este cruce fronterizo los viajeros se pueden desplazar hasta San Diego, estacionar sus autos y con la tarjeta de embarque en la mano y previo pago de una tarifa de 18 dólares cruzan a pie hasta el aeropuerto de Tijuana. Y viceversa. El cruce viaja por arriba del actual muro y tiene una longitud de 120 metros.

El puente contó con un presupuesto de unos 120 millones dólares fue impulsado por Otay Tijuana Venture, un empresa privada constituida por compañías mexicanas, entre ellas Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), así como por consorcios estadounidenses encabezados por el magnate Sam Zell.

Anualmente, 2.4 millones de personas cruzan la frontera desde Estados Unidos hacia Tijuana para tomar un vuelo en el aeropuerto General Abelardo L. Rodríguez de la ciudad de Baja California.

—¿El puente fronterizo del Aeropuerto Internacional Tijuana está operando?, se le cuestiona a Eduardo Sánchez-Navarro Redo.

—Sí. Acaba de ser la inauguración oficial hace unos días y va ser un detonador muy importante del turismo entre ambos países.

“En la práctica te da el equivalente a un aeropuerto del lado americano y por el otro de México te da 30 destinos dentro de todo el territorio nacional”, explica.

Si se quieres ir a Acapulco, puede hacerse directamente sin hacer escalas, dice. “Cuando no había puente tendrías que ir de San Diego a Los Ángeles, después a la Ciudad de México y de ahí a Acapulco”, señala el empresario mexicano.

El Cross Border Xpress facilita mucho la movilidad de los viajeros estadounidenses, porque hay varías líneas aéreas que vuelan a Tijuana con tarifas bajas, agrega.

La idea es incentivar los viajes entre “los americanos del sur de California para que vayan” a abordar su avión al aeropuerto de Tijuana, comenta Sánchez Navarro.

Uno de los principales motivos para este flujo de viajeros es que los precios de los vuelos desde Tijuana son hasta 50% más baratos. También la terminal aérea mexicana cuenta con una mayor oferta de vuelos, respecto a la terminal aérea de San Diego, que tiene una capacidad limitada por operar con una sola pista de aterrizaje.

—¿Cómo mira al turismo en los próximos años?

—Lo miro con optimismo. La realidad es que si uno recorre los destinos turísticos se da cuenta de que la infraestructura turística es muy buena y hay una repetición (o hace más de dos viajes) de los turistas. Por otro lado, en este momento político de Estados Unidos donde el señor Trump habla de muros, cada americano que viene se vuelve en un embajador de México.

—¿Las declaraciones de Donald Trump afectan al turismo en México en el corto y mediano plazo?

—No lo está haciendo, pues estamos creciendo. La gente que viaja a México busca un lugar seguro, con atractivos, un lugar familiar; y eso lo estamos dando y lo estamos dando cada vez con mejor calidad.

 

Las críticas de Trump

Donald Trump ha lanzado fuertes mensajes para desincentivar a los empresarios a invertir en la economía mexicana, y también para alertar que México es un país de alto riesgo.

“Tengo una demanda en el corrupto sistema judicial mexicano que gané y que, hasta ahora, no he podido cobrar. ¡No hagan negocios con México!”, advirtió el empresario estadounidense el 24 de febrero de 2015 a través de su cuenta de Twitter.

Dos días después y a propósito de la entrega de los premios Oscar de 2015, en las que fue premiada la película ‘Birdman’, de Alejandro González Iñárritu, Trump dijo: “Mucha gente está enojada por mis comentarios sobre México -pero afrontémoslo- ¡México está estafando totalmente a Estados Unidos. Nuestros políticos son maniquíes!”. Los ataques continuaron.

“Cuando México manda a su gente, no mandan a los mejores. Mandan a personas con muchos problemas y ellos traen sus problemas aquí. Traen drogas, traen delincuencia y son violadores”, afirmó Donald Trump el 16 de julio de 2015.

“Vamos a traer a los mejores negociadores para negociar en contra de China, con Japón, con México, con Vietnam y con todos los países que nos han estafado. Vamos a traer de regreso nuestros trabajos y nuestra industria manufacturera. Vamos a dejar de ser los tontos. Ya hemos sido engañados durante mucho tiempo”, dijo Trump en un mensaje de apenas 50 segundos que forma parte de su campaña para tratar de cerrar las filas de las bases conservadoras a su favor presentado el 27 de enero de 2016.

A principios de abril de este año, en un memorándum de dos páginas, Trump amenazó con cambiar aspectos de la ley antiterrorismo, conocida como la USA Patriotic Act, para cortar el flujo de dinero que los mexicanos mandan desde EU.

La advertencia se retirará cuando el gobierno de México acepte hacer un pago de entre 5,000 y 10,000 millones de dólares para construir un muro, que su equipo estima que tendrá una longitud de mil millas.

Más inversiones

Eduardo Sánchez-Navarro Redo recuerda que este momento están construyendo 3 hoteles en Los Cabos San Lucas, uno de los paraísos preferidos por los viajeros estadounidenses y canadienses.

La inversión destinada para levantar esta infraestructura hotelera asciende a 200 millones de dólares.

El empresario mexicano dice que tiene interés en participar en proyectos de energía eléctrica, especialmente en la instalación de celdas fotovoltaicas.

“Tenemos interés que la parte turística, en donde participamos que una parte del consumo eléctrico sea a través de energías renovables, fundamentalmente producido con paneles solares”, expresa.

“Estamos viendo varias cosas para que en los nuevos hoteles en la medida de lo posible una parte de la energía venga por las celdas, porque se reducirá 30% la factura eléctrica pagada a la Comisión Federal de Electricidad”, dice Eduardo Sánchez.

—¿El conflicto con Germán Larrea ya fue resuelto?

—Eso ya se acabó hace unos meses.

A mediados de 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó a Grupo Aeroportuario del Pacífico para evitar que Grupo México, empresa de Germán Larrea, continúe adquiriendo sus acciones para hacerse de la mayor parte.

De esta forma, la empresa minera perdió un juicio mediante el cual pretendía apoderarse de la mayor parte de las acciones de GAP, el cual opera en la actualidad en 12 aeropuertos de la República Mexicana.

“La Suprema determinó que nadie podía tener más de 10% de participación en GAP”, expresa Eduardo Sánchez.

“Hay un grupo de control donde están españoles, están mexicanos y nosotros tenemos la participación que marca la ley y el excedente que tenía Grupo México se irá al mercado de valores”, precisa el operador de aeropuertos y hoteles.

—¿Se venderán esas acciones?

—Se va al mercado de valores y es el público inversionista y los fondos que compran esas inversiones, que son muy buenas, muy estables y muy atractivas.

Germán Larrea, a través de Grupo México, se queda con 10% de la participación accionario dentro de GAP, agrega.

—¿Invertirá en el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México?

—Bueno estamos haciendo inversiones constantes en todos los aeropuertos para que tengan mayor capacidad, porque afortunadamente ha ido creciendo mucho la demanda de los usuarios por los aeropuertos.

—¿Tiene interés de invertir en algún proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México?

—Bueno. Nos interesaría, pero el esquema del Aeropuerto de la Ciudad de México no es concesionarlo; primero lo desarrollará el gobierno federal y quizá al final se decidan a concesionarlo y para eso falta mucho tiempo.

—¿Algún otro aeropuerto que quiera construir en México?

—Los aeropuertos se ponen estratégicamente y lo importante es que en esos lugares donde estén se atienda la demanda y si hay más demanda se harán las inversiones necesarias.

 

Siguientes artículos

Limón y frijol, los productos que más subieron en la primera quincena de abril
Por

Los productos que redujeron su costo fueron el jitomate, chile serrano y la cebolla.