Rujul Zaparde y Kevin Petrovic, fundadores de Flightcar, una startup que permite rentar tu auto cuando estás de vacaciones, comparten su experiencia en el mundo del emprendimiento.

 

Por Hollie Slade

 

PUBLICIDAD

Hace unos días, FlightCar, una startup con sede en Cambridge, Massachusetts, la cual te ayuda a rentar tu coche desde el aeropuerto mientras estás de vacaciones, anunció que recaudó 13.5 millones de dólares (mdd) en una Serie A de financiamiento.

FlightCar, otro competidor dentro del espacio de la llamada economía compartida, ha hecho mucho ruido porque claramente se trata de un ganar-ganar para los dueños de los automóviles y para quienes buscan rentar un vehículo. Siempre y cuando estés de acuerdo con que un extraño conduzca tu coche, todo lo que tienes que hacer es dejarlo. La renta cuesta menos de 30 dólares por día, mucho más barato que el promedio del mercado, y los dueños de los automóviles pueden ganar entre 25 y 100 dólares por semana, con estacionamiento gratuito y un lavado de coches incluido. Si vives en una ciudad de Estados Unidos donde no uses mucho tu auto, podrías ganar hasta 500 dólares al mes con FlightCar, que limita el kilometraje y está totalmente asegurado.

Esta última inyección de efectivo suma un total de 20 millones de dólares levantados por los cofundadores de FlightCar, Rujul Zaparde y Kevin Petrovic, quienes tienen apenas 19 y 20 años, respectivamente, lo que los convierte en los empresarios más jóvenes en levantar esa cantidad de capital de riesgo. Ambos declinaron ofertas de Harvard y Princeton para enfocarse en su emprendimiento.

¿Cómo lo hicieron? El dúo dice que ha aprendido mucho a través de su experiencia emprendiendo Drinking Water for India, una organización sin fines de lucro, cuando tenían sólo 13 y 14 años. El proyecto comenzó como un evento para recaudar fondos en la escuela de Zaparde y Petrovic, que buscaba construir pozos en aldeas indígenas remotas y escaló rápidamente para incluir unas 35 escuelas en 10 estados.

Cada escuela recaudaba fondos y ellos recogían el dinero y viajaban a la India en los veranos para construir pozos. Hoy han construido poco más de 60 pozos, que han proporcionado agua potable a más de 100,000 personas en la India. La experiencia fue un curso intensivo de tomar una gran idea y escalarla.

Se preguntaron si podían hacer lo mismo con FlightCar. “En realidad comenzó a partir de un sentido de la curiosidad”, dice el CEO, Zaparde. “¿La gente lo usaría? ¿Podríamos conseguir el seguro necesario? ¿Podríamos llevarlo a cabo? Creo que siempre es un reto interesante.”

Conseguir a los primeros inversionistas fue la parte más dura. FlightCar fue pre lanzado sin clientes. La idea fue recibida con escepticismo, porque ninguno de los dos tenía experiencia operativa, pero querían emprender un negocio y operaciones.  Encontrar mentores que creyeran en el modelo y en Zaparde y Petrovic fue clave, al igual que el proceso de refinamiento de la idea en las aceleradoras Y Combinator y Brandery.

“Cuando levantamos capital de nuevo después del lanzamiento y de ver el gran crecimiento alcanzado, fue mucho más fácil”, dice Zaparde. “Nos tomó casi cinco meses levantar nuestros primeros 600,000 dólares, y sólo 14 días levantar los siguientes 5.5 millones. Definitivamente hemos visto los dos lados de la moneda.”

Aunque su edad implicaba, naturalmente, la falta de experiencia, dicen que jugó a su favor. No estar profundamente arraigados en una industria ayuda a ver las cosas de manera diferente; puedes prever los cambios y las mejoras de una forma en la que un veterano no puede.

“Creo que podemos ver los problemas en una luz que otros con experiencia no pueden, lo cual es una fortaleza y una debilidad”, dice Zaparde. “Además tenemos muy pocas responsabilidades, así que podemos dedicar una gran parte de nuestro tiempo a FlightCar, por lo general siete días a la semana.”

¿Cuál es su consejo para otros que buscan obtener financiamiento? No te enfoques exclusivamente en la valuación y los términos. “Son importantes, pero lo más importante es que vas a tener a esta persona como mentor e inversionista durante los próximos x años”, dice. “Es muy difícil, y debes estar preparado para ello. Asume el riesgo y hazlo. Sólo aprenderás cuando des el paso.”

 

Siguientes artículos

¿Cuál es la mejor tarjeta para el Buen Fin?
Por

El fin de semana con más promociones en el año se acerca, pero antes de que pienses qué comprarás, conoce los plásticos...