Pese al cuestionamiento de varios sectores, Elanco y DuPont tienen propuestas para acabar con el hambre en el mundo que requieren investigación y desarrollo tecnológico. ¿Qué papel juega México en la estrategia de estas dos empresas para alimentar a la humanidad?

 

Alimentar al mundo de forma sana y segura es el reto que enfrenta la humanidad. El crecimiento de la población a nivel mundial ha encendido la cuenta regresiva de los países para dar una solución al abasto de alimentos. México no es la excepción en este reto.

La población mundial en 2050 llegará a 9,000 millones de habitantes y la producción de alimento tendrá que incrementarse 70%, de acuerdo con proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Pero no sólo la cantidad de alimentos que se necesitarán en el futuro es el dilema. En 2013 en México se presentaron 8,303 muertes relacionadas con desnutrición y otras deficiencias nutricionales, es decir, un promedio de casi 23 muertes diarias.

“La seguridad alimentaria ya nos alcanzó, y es el tema más importante a resolver en nuestros tiempos”, asegura Jacobo Minutti Zanatta, director de Elanco Latinoamérica Norte.

El sector de los alimentos vive una paradoja: existe una tendencia a que la clase media se incremente y exija productos alimenticios de mayor calidad, mientras que un porcentaje elevado de la población a nivel mundial carece de alimentos. Las dos tendencias benefician el negocio de las empresas de tecnología alimenticia.

México tiene la oportunidad de garantizar la soberanía alimentaria con productos de calidad, y convertirse en un exportador de alimentos para las naciones más afectadas por la crisis alimentaria, dice Mario Ruiz Hermesdorf, director de DuPont Nutrición y Salud para México, Centroamérica y el Caribe.

Las dos empresas ofrecen soluciones enfocadas a solucionar el abasto de alimentos y dotar a la comida de propiedades nutritivas que requiere la población a nivel mundial. La propuesta de estas dos empresas ofrece un camino viable, pero no alejado de la polémica que suscita el uso de tecnología en la crisis alimentaria.

“Si México entra en esta aventura transgénica, los resultados serán irreversibles. Una vez que entremos, no habrá vuelta atrás para México y para el mundo, porque la biodiversidad más importante que tiene la humanidad  del maíz está aquí”, aseguró a Forbes México el científico Antonio Turrent, presidente de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS).

Previo al Día de Mundial de la Alimentación  te presentamos las propuestas de Elanco y DuPont para salvar al mundo del hambre.

 

Una solución desde la farmacéutica

El 16 de octubre de 1945, 42 países impulsaron desde Canadá la creación de un organismo encargado de luchar para siempre contra el hambre y la malnutrición. Así nació la FAO.

Desde ese día, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) determinó que cada año se celebraría el Día Mundial de la Alimentación.

Ésta es una fecha que no olvida el directivo mexicano Jacobo Minutti, de Elanco, división de salud animal del gigante farmacéutico Eli Lily and Company.

La empresa ofrece un aumento en la producción de leche y alimentos cárnicos. A los ojos del corporativo estadounidense, Latinoamérica tiene un gran potencial: posee un tercio del agua destinada a fines pecuarios en el mundo y un tercio de la tierra cultivable.

“El alimento debe producirse donde existan los recursos naturales y moverse adonde exista la necesidad de consumo”, dice el directivo.

La FAO asegura que 70% de los alimentos que necesitará el mundo provendrán de nuevas tecnologías e innovaciones, mientras que en 2050 se necesitarán 60% más de los alimentos que hoy se producen, entre los que se encuentran carne, leche y huevo. Ésa es la oportunidad de Elanco.

La farmacéutica de salud animal encabeza el movimiento The Enough Movement (El Movimiento Suficiente), que tiene como ejes la innovación, la elección del productor, la libertad de elección del consumidor y el comercio.

“En México tenemos una oportunidad muy grande, ya que la producción del país atiende una demanda del mercado cercana a 68%. Esa brecha es una oportunidad para cubrir esa demanda de 32% que podríamos suplir con innovación”, dice el director de Elanco Latinoamérica Norte.

The Enough busca concientizar a la población sobre el incremento que la tecnología farmacéutica puede traer a la producción de carnes rojas o blancas entre la industria.

Las tecnologías de Elanco ayudan a producir 20,000 toneladas de carne de cerdo adicionales a la producción promedio, lo que representaría el consumo de un millón de personas. Además, sus productos agregan 105 millones de litros de leche extra.

“Utilizar estas tecnologías permite un ahorro de 5,500 millones de litros de agua, un dato que no es menor en términos de sustentabilidad”, dice Minutti.

Para Elanco, el uso de las innovaciones farmacéuticas en animales trae consigo la promesa de autosuficiencia para el país, que tendrá un papel clave dentro del continente en el abasto de alimentos.

 

La química del alimento

No sólo la capacidad para producir alimentos se encuentra en la agenda de la seguridad alimentaria. La desnutrición es un tema que preocupa a los gobiernos federales.

De 1988 a 2012, la desnutrición en menores de cinco años ha ido en descenso, como es  el caso de la desnutrición crónica, que disminuyó a la mitad en las últimas tres décadas y se ubicó en 1.5 millones de niños, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012.

A pesar de estas cifras favorables, las autoridades reconocen que aún hay un terreno amplio en el que deben avanzar para disminuir la desnutrición.

México ocupa el primer lugar en obesidad infantil a nivel mundial, de acuerdo con la FAO.

“Tenemos muy poco acceso  a una variedad de proteínas de buena calidad, y es ahí donde identificamos áreas de oportunidad”, opina Mario Ruiz, de DuPont.

En julio de 2015, DuPont concluyó la separación de su división de productos químicos. Este paso significaba algo sencillo: el foco de la empresa ahora es el sector de los alimentos.

La compañía cuenta con un portafolio de productos en que figuran emulsificantes, enzimas, cultivos para productos lácteos y cárnicos, cultivos de protección, es decir, que ayudan a proteger el alimento de organismos patógenos, así como ingredientes que brindan color y textura a los alimentos.

Desde un ingrediente que adiciona contenido nutritivo a un jugo hasta el perfeccionamiento de un pan que puede mantener sus características como si estuviera recién hecho, son algunas de las soluciones que ofrece a la industria alimentaria.

DuPont ofrece a las principales compañías de México su gama de productos para generar alimentos con un mayor valor nutritivo que no sean causantes de sobrepeso en la población, comenta el directivo, con más de 35 años de experiencia en el sector alimentario.

“La ciencia es la única que permitirá incrementar la producción de alimentos en los porcentajes necesarios”, dice el empresario, quien coincide con el director de Elanco en que el momento de potenciar el uso de las nuevas tecnologías ha llegado.

Jacobo Minutti Zanatta, de Elanco, cree que los alimentos gobernarán las decisiones de las principales naciones del planeta, y México puede aportar para vislumbrar un mejor futuro: “Cuando los alimentos se mueven, los ejércitos se frenan. Ése es el poder de los alimentos.”

 

Siguientes artículos

¿El futuro de la banca no tiene sucursales?
Por

La generación Millennial es clave para el futuro del consumo y prestación de servicios bancarios. Sin embargo, esto supo...