El lanzamiento del nuevo disco del rapero se ha dado en exclusiva a través de iTunes y Apple Music. ¿La empresa dirigida por Tim Cook podría convertirse en una disquera?

 

Por Zack O’Malley

PUBLICIDAD

Dr. Dre finalmente lanzó su tercer álbum en solitario de su carrera de más de 25 años. Y, como se anunció por primera vez a principios de este mes en su programa de radio Beats 1, la obra en cuestión no es su largamente rumorada Detox (“Simplemente no era bueno”, dijo Dre), sino más bien un nuevo álbum inspirado en Straight Outta Compton, la película sobre la agrupación NWA, de la cual él formaba parte y la que está próxima a estrenarse.

Llamada Compton: A Soundtrack, la versión incluye 16 pistas totalmente nuevas y una lista artistas destacados, incluyendo a Snoop Dogg, Eminem y Kendrick Lamar. Los invitados usan el micrófono más que el propio Dre, quien reaparece intermitentemente para enfatizar de en una sola línea su longevidad musical y su éxito financiero: “yo ya hacía dinero antes de Internet”, por ejemplo.

Sin embargo, lo más notable de Compton, tienen menos que ver con el contenido lírico y más con el medio de entrega: el álbum estará disponible inicialmente sólo a través de Apple Music y iTunes.

Tras una ventana de dos semanas de exclusividad, estará disponible en otras plataformas, según una fuente involucrada con el lanzamiento. Es probable que haya una edición física del álbum a través de la disquera de toda la vida de Dre, Aftermath/Interscope, que tiene créditos en el lanzamiento digital, aunque la fuente no reveló planes para un lanzamiento físico.

Aunque Aftermath / Interscope es técnicamente la disquera detrás de Compton, y aunque Dre aún tiene un contrato con ellos, el lanzamiento del álbum revela un plan que permitiría a Apple convertirse en una tienda de música capaz de proporcionar el desarrollo, distribución y venta minorista para cualquier disco de cualquier artista y potencialmente eliminar la necesidad de una disquera por completo.

Apple podría firmar con facilidad a un artista, proporcionarle el capital necesario para grabar y comercializar un disco, y luego venderlo directamente a través de Apple Music e iTunes. Aparte de la participación de Aftermath/Interscope, la cual parece enfocarse en el marketing, eso es básicamente lo que pasó con Compton.

Ese escenario hipotético podría convertirse en una realidad con el lanzamiento del nuevo álbum de Drake. El rapero ya ha anunciado una alianza con Apple, y su lanzamiento más reciente, If You’re Reading This It’s Too Late, aparentemente el último de su contrato con Young Money/Cash Money, parece que ahora es un agente libre.

El streaming puede aún no tener sentido financiero para los artistas, pero si Apple se mete en el negocio de los servicios de una disquera tradicional, donde es poco probable ganar de todos modos, es posible que no importe.

En cuanto a Dre, su último lanzamiento tuvo poco que ver con las ganancias financieras personales: él se ha comprometido a destinar las regalías de su disco a la construcción de un centro de arte y entretenimiento en Compton.

Lo está haciendo muy bien. En 2013 y 2014 obtuvo un estimado de 660 millones de dólares, el doble del total de Jay Z, Diddy y Kanye West.

¿Cambiará el negocio de la música en el camino? Justo lo que recetó el doctor.

 

Siguientes artículos

Conoce a Patrick Walsh, el inversionista del que nunca has oído hablar
Por

Tiene sólo 39 años, pero este inversionista activista ha logrado llamar la atención de Wall Street por su enfoque pragmá...