El presidente del BCE y la directora del FMI se reunirán con los líderes de Alemania y Francia, además del jefe de la Comisión Europea, para lograr una posición conjunta sobre cómo negociar con el gobierno ateniense el pago de su deuda.

 

Reuters

PUBLICIDAD

Los jefes del Banco Central Europeo (BCE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) viajaron a Berlín para sostener conversaciones con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Francois Hollande en la noche del lunes y determinar cómo proceder con las negociaciones de deuda con Grecia.

Funcionarios de la Unión Europea dijeron que el presidente del BCE, Mario Draghi, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, se unirán a los líderes de Alemania y Francia, además del jefe de la Comisión Europea, con la intención de alcanzar una posición conjunta sobre cómo negociar con Grecia.

El inesperado viaje se produce después de que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, lanzó una andanada de críticas contra los acreedores internacionales, que funcionarios dijeron eran muy diferentes a sus comentarios en privado con líderes de la UE.

La zona euro estableció el viernes como plazo para culminar las lentas conversaciones y así darle tiempo a las instituciones y los ministerios para que aprueben un acuerdo y asegurar el respaldo parlamentario, a fin de desbloquear ayuda financiera a Grecia antes de que expire el rescate a fines de junio.

En un artículo en el periódico francés Le Monde, en el que funcionarios europeos dijeron que el primer ministro aparentemente intentaba demostrar a los votantes griegos lo duro que estaba luchando, Tsipras acusó a los prestamistas de realizar “propuestas absurdas” y pasarse por alto la democracia griega.

“La falta de un acuerdo hasta ahora no se debe a la supuesta postura griega intransigente, inflexible e incomprensible. Se debe a la insistencia de ciertos actores institucionales en presentar propuestas absurdas y desplegar una total indiferencia a la reciente opción democrática del pueblo griego”, escribió Tsipras.

Atenas debe pagar 300 millones de euros (327,93 millones de dólares) al FMI el viernes, en medio de las crecientes dudas sobre su capacidad de cumplir con todas sus obligaciones financieras de este mes.

Funcionarios cercanos a las conversaciones entre Grecia y la Comisión Europea, el BCE y el FMI desestimaron rumores previos sobre un inminente anuncio de un acuerdo.

La tarde del lunes, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Francois Hollande, y el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker entregaron breves declaraciones antes de reunirse en Berlín para discutir sobre la economía digital. No mencionaron que Grecia estuviera en la agenda de esa reunión.

 

Lucha interna

En una señal de la lucha interna en el Gobierno de Atenas a medida que las negociaciones se acercan a un punto crucial, la nominada para representar a Grecia en el FMI fue obligada a retirarse el lunes tras una fuerte reacción en su contra de parte del partido oficialista Syriza.

Miembros del ala dura izquierdista del Syriza objetaron la opción de Elena Panaritis, una ex abogada socialista y analista del Banco Mundial, ya que dijeron que había apoyado programas previos de rescate al país.

El artículo de Tsipras apareció en el sitio de Internet de Le Monde antes de que el líder griego sostuviera el domingo una conferencia telefónica de una hora con Merkel y Hollande, de la que un portavoz alemán dijo que se desarrolló en una atmósfera constructiva.

Al referirse a las demandas de los acreedores para mayores recortes en las pensiones y el rechazo a la restauración de la negociación salarial colectiva, Tsipras aseguró que equivalían a “la completa abolición de la democracia en Europa” y la creación de una “monstruosidad tecnocrática”.

Al ser consultados sobre el fuerte contraste entre el tono desafiante del artículo y su segunda teleconferencia con líderes europeos en dos días, diplomáticos europeos afirmaron que la muestra pública de ira no debería ser tomada demasiado en serio.

“Existe una negociación en marcha que no es fácil pero que progresa”, aseguró un diplomático familiarizado con el asunto. “Es muy natural que cuando se acercan los temas más políticamente sensibles que quedan por resolver, alguien trate de hablar políticamente”.

 

Siguientes artículos

Peña Nieto actualiza declaración de bienes
Por

Legisladores opositores de izquierda y de derecha han exigido que el mandatario haga una declaración completa de sus act...