La casa productora espera que los acuerdos puedan ayudarla a expandir su franquicia  más allá de la  televisión, juguetes e incluso parques temáticos.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

El estudio cinematrográfico Dreamworks Animation se ha convertido en uno de los principales participantes en el mercado del  entretenimiento y busca aumentar su popularidad con ayuda de otras plataformas y productos.

En el 2013  compró una red de YouTube dirigida a adolescentes y se ha hecho con una empresa que controla personajes tan conocidos como la perra Lassie o el fantasma Gasparín.

También ha adquirido los derechos de la franquicia de juguetes Troll y en junio firmó un contrato para producir una serie de televisión para el servicio de  transmisión de contenidos online Netflix y planea construir un centro de entretenimiento de 3,000 millones de dólares (unos 2,259 millones de euros) con unos socios en China.

Es una fórmula que ayudó a convertir Walt Disney en el mayor grupo de medios, con un valor de mercado de 118,000 millones de dólares. En comparación, Dreamworks tiene un valor de mercado de unos 2,300 millones.

Los inversionistas  han recibido bien la estrategia de diversificación, y sus acciones han subido un 50% en 2013.

Dreamworks espera conseguir 100 millones de dólares en ingresos por sus asociaciones en televisión, sin incluir los de AwesomenessTV, la red de YouTube orientada a adolescentes que adquirió en mayo.

“Habrá más acuerdos, desde luego”, dijo el presidente ejecutivo, Jeffrey Katzenberg, en una entrevista. “Nunca he visto más oportunidades de impulsar nuestra marca en nuestros 19 años en el negocio”.

Anteriorment,  Dreamworks estudió venderse a una empresa de medios mayor con la esperanza de convertir su canal de cable en uno que diera sus películas o series, según se publicó entonces.

Esta racha compradora llega en un momento en el que el mercado de las películas animadas está tan saturado con productos apoyados por los estudios que la obra más reciente de Dreamworks, “Turbo”, se estrenó cuando ya había otras dos películas animadas ya en cartel.

“Turbo” acabó con unas ventas de entradas flojas de 21 millones en EU y Canadá en su primer fin de semana. En 2013, Dreamworks hizo una provisión de 87 millones por su “Rise of the Guardians”, así como un cargo por otros 54 millones para reelaborar “Me & My Shadow”.

Pero Katzenberg, que encabezó los estudios de Disney durante una década hasta 1994, niega que esté tratando de recrear una versión moderna del imperio del entretenimiento.

“Los tiempos han cambiado, esto es totalmente distinto”, afirmó. “Lo que teníamos en común era una marca grande, cierto contenido genial y muchas oportunidades para expandirse”.

 

Siguientes artículos

Ventas de Walmart caen 3.1% en julio
Por

Pese al decremento en sus tiendas con más de un año de operación,  la compañía de retail informó que sus ventas ascendie...