Autoridades holandesas revelaron que la industria del sexo y las drogas contribuyen en un 0.4% al PIB a 2,500 millones de euros anuales, cifra que supera el consumo total de queso.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

AMSTERDAM  – El famoso distrito rojo y los “coffee shops” holandeses que venden sexo y drogas contribuyen con 2,500 millones de euros por año a la economía nacional, algo más del consumo de queso del país, dijeron las autoridades holandesas.

Cálculos oficiales difundidos el miércoles bajo nuevas guías europeas mostraron que la industria representaba alrededor del 0.4% del Producto Interno Bruto (PIB).

Cerca de la mitad del consumo es interno, en gran parte en “coffee shops” y prostíbulos, y el resto proviene de la exportación, principalmente de drogas, según el organismo de estadística de Holanda.

“Es levemente menor que el consumo total de pan y probablemente un poco más elevado que el consumo total de queso”, dijo el portavoz de la oficina de estadísticas, Peter Hein van Mulligen.

Países de la región están implementando nuevas reglas estadísticas de la Unión Europea (UE), que entre otras cosas requieren que las estimaciones de ingresos de la prostitución y los negocios de drogas sean incluidos en las cuentas nacionales.

La Oficina Nacional de Estadísticas británica estimó el mes pasado que las drogas y la prostitución sumarían casi un 1% del PIB y dijo que los cambios totales elevarían el PIB en un 4-5%.

Francia no sumará ni el comercio de drogas ilegales ni la prostitución ilegal a sus cálculos de producción bruta local porque esas transacciones no siempre están basadas en el consentimiento mutuo, dijo la semana pasada su oficina nacional de estadísticas.

 

Siguientes artículos

Sigma saca a Campofrío de Bolsa
Por

La junta general de accionistas de Campofrío Foods Group aprobó el miércoles la exclusión de bolsa española de la empres...