El dropshipping es una variante de comercio electrónico, también conocido como ecommerce, en la que no es necesario que el vendedor tenga los productos en stock, sino que los promociona a través de la web y es el propio proveedor el que que se lo envía directo al cliente.

Por tanto, la tienda online se encarga de la promoción del producto, de su venta, facturación y gestión de las bases de datos, pero no trabaja directamente con el producto. Es el proveedor o mayorista quien se encarga del almacenamiento, empaquetado y envío de los productos.

Uno de los factores que debes tener en cuenta si te decides por este modelo de negocio es la elección de proveedores. Una búsqueda intensiva en Google o ponerte en contacto con el fabricante son buenos sistemas para conocer el mercado y seleccionar a los más eficaces y económicos.

Hay que tener en cuenta que quien termina dando la cara ante el cliente si hay problemas con el estado del producto, los retrasos en los envíos o la pérdida del paquete es el vendedor y no quien lo envía.

Cuatro ventajas del dropshipping:

  1. Es necesario un capital reducido para poner en marcha el negocio. Puede ser una buena fórmula para tomar contacto con el comercio electrónico porque no obliga a invertir grandes sumas de dinero, ya que no tienen que comprar el producto hasta que lo hayan vendido. Tampoco necesitan un espacio adicional para almacenaje.
  2. Reducción de trámites. Con esta fórmula de negocio, se evita hacer pedidos en función del inventario y de las previsiones de ventas, el almacenaje y la organización del producto.
  3. Mayor creatividad y estrategia de ventas más efectiva. La necesidad de invertir menos en procedimientos y compra de producto por adelantado ayuda a que el vendedor centre sus esfuerzos en emplear estrategias de marketing online para mejorar los resultados. Además, puede invertir en una página web más creativa y eficaz y promocionarla mediante posicionamiento SEO, SEM y otros tipos de publicidad online.
  4. Variedad de productos. No tener que almacenar los productos ni comprarlos por adelantado permite al vendedor ofrecer una gama de productos más amplia, e incluso diversificar el mercado hacia diferentes tipos de artículos.

Shopify: la mejor forma para crear tu negocio

Shopify es una plataforma para establecer comercios online que facilita a los vendedores la creación de su tienda y les evita los problemas técnicos. También ofrece asesoramiento para encontrar a los proveedores adecuados y los pasos necesarios para poner en marcha el negocio.

Además, la plataforma, que cuenta con 325 mil vendedores inscritos, te permite personalizar el dominio y el diseño de la página web y te facilita el trabajo con una amplia gama de plantillas y de funcionalidades que ofrecer a los clientes. Ofrece 70 pasarelas de pago, soporte para impuestos, tarjetas regalo y códigos de descuento y motores de búsqueda optimizados, entre otros.

Por otra parte, Shopify ofrece diversas maneras de vender, desde tienda virtual, botón de compras para instalar en cualquier web, paquete minorista, comercio en Facebook e, incluso, comercio electrónico para empresas.

 

Siguientes artículos

¿Quieres adquirir una franquicia? Estos 7 consejos te pueden ayudar
Por

En el país hay entre 1,300 y 1,400 marcas de franquicias, donde alrededor del 80% son mexicanas y entre todas ellas tien...