Constellation Brands, que importa la marca Corona y otras de Grupo Modelo en Estados Unidos, realizará inversiones  de capital (Capex) por 1,000 millones de dólares (mdd) durante el año fiscal 2018, para la expansión de sus operaciones de cerveza en México.

En previa conferencia con analistas con motivo de sus resultados trimestrales, David Klein, director financiero de la compañía, indicó que dicha inversión se incluye entre los 1,175 y 1,275 mdd que esperan para el mismo periodo.

Lo anterior es hasta 40% mayor a la inversión destinada en el año fiscal 2017, cuando desembolsaron alrededor de 907 mdd, según datos de la cervecera.

Recientemente, la compañía adquirió la planta de producción de Grupo Modelo, en Ciudad Obregón, Sonora,  por  600 mdd.

“El complejo es una fuente inmediata de suministro para nuestra cartera icónica de marcas mexicanas de importación, así como de flexibilidad para futuras iniciativas de innovación”, añadió Rob Sands, presidente y director de la empresa, tras la reunión con analistas por la presentación de su reporte financiero del cuarto trimestre del año fiscal 2017.

A su vez, durante ese trimestre, la empresa concretó  la siguiente fase de expansión de su  planta cervecera ubicada en el municipio de Nava, Coahuila, para  acelerar su  plan de alcanzar una capacidad de producción de 25 millones de hectolitros.

En 2016, la empresa también anunció la construcción de una planta cervecera con capacidad de 10 millones de hectolitros en Mexicali.

 

Trump ‘tumba’ confianza de consumidores hispanos

Por otra parte, Sands indicó que la confianza del consumidor hispano ha disminuido, en especial por los posibles cambios comerciales entre México y Estados Unidos durante la administración de Donald Trump.

El consumidor hispano representa alrededor del 40% de las ventas de la compañía en el mercado estadounidense, de acuerdo con datos de la empresa.

“Creo que en el frente hispano, especialmente el mexicano hispano,  las cosas del cuarto trimestre fueron un poco pobres de manera desproporcional, pero creo que están mejorando  a medida que las cosas siguen avanzando (…)”, indicó.

En enero de este año, Sands señaló  que se preparaban para hacer frente a los impuestos que quiere colocar el presidente Trump a las empresas que han trasladado empleos a México.

“Hemos estado trabajando directamente con nuestros legisladores para salvaguardar nuestra capacidad de continuar produciendo y vendiendo nuestra cerveza importada, vino y bebidas espirituosas en los Estados Unidos”, dijo el directivo.

Te recomendamos: Cerveza Modelo se defiende en EU por impuestos fronterizos

Siguientes artículos

Buenos Aires, ¿el nuevo polo techie de Latinoamérica?
Por

La capital argentina entendió que las industrias creativas son clave para el desarrollo económico y las ha fomentado en...