Desde la llegada de la compañía al país en 1980, ha gozado de exenciones tributarias equivalentes a miles de millones de dólares en impuestos, declararon ex ejecutivos de la empresa; la firma fue recibida en medio de una economía inestable con casi un 25% de la población desempleada.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

SAN FRANCISCO/DUBLIN – Apple ha operado casi libre de impuestos en Irlanda desde 1980, cuando fue recibida por un gobierno ansioso por llevar empleos al que entonces era uno de los países más pobres de Europa, dijeron ex ejecutivos de la compañía y funcionarios irlandeses.

El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, enfrentó críticas de un subcomité del Senado en Washington debido a las prácticas tributarias del fabricante del iPad y el iPhone, que han sido protegidas del escrutinio detrás de entidades corporativas con sede en Irlanda exentas de impuestos.

Apple, uno de los principales empleadores multinacionales de Irlanda, negó que haya evitado pagar miles de millones de dólares en impuestos en Estados Unidos y dijo que sus arreglos ayudaron a financiar empleos de investigación en la mayor economía mundial.

El comité reveló que las compañías irlandesas de Apple, algunas de las cuales no tienen residencia tributaria en ninguna jurisdicción, permitieron que el grupo no pagara impuestos sobre gran parte de sus ganancias en el extranjero en los últimos años.

El senador Carl Levin, presidente del subcomité, dijo que Apple ha buscado el “Santo Grial de la elusión tributaria”.

Un ex ejecutivo de la compañía y funcionarios irlandeses dijeron a Reuters que la situación casi libre de impuestos se remonta a la llegada de Apple al Condado de Cork hace 32 años.

Apple debió parecer atractiva a Irlanda y a Cork. En medio de una economía irlandesa casi moribunda, Cork había sido golpeada por el cierre de sus astilleros y una planta automotriz de Ford, y en 1986 casi un 25% de la población estaba desempleada en la ciudad.

En sus primeros días, el personal de Apple comía junto. Ahora trabajan en la compañía cerca de 4,000 personas en Irlanda y es el mayor empleador multinacional del país.

“Hubo concesiones tributarias para que nosotros fuéramos a allá”, dijo Del Yocam, quien era vicepresidente de manufacturas en Apple a comienzos de la década de 1980. “Fue una gran concesión”, agregó.

De hecho, el acuerdo era casi el mejor que podría recibir una compañía.

“Tuvimos una exención de impuestos durante los primeros 10 años en Irlanda. Nosotros no pagamos impuestos al gobierno irlandés (en ese tiempo)”, dijo un ex ejecutivo de finanzas, quien pidió no ser identificado.

Apple no era una excepción, aunque fue una de las últimas compañías que gozó de un trato tan favorable. Desde 1956 a 1980, Irlanda atrajo a firmas extranjeras mediante el ofrecimiento de una tasa tributaria de cero, según un sitio en internet del gobierno.

Las compañías que podían optar a los beneficios que llegaron en 1980 recibieron el beneficio hasta 1990.

“Cualquier multinacional que haya sido atraída a Irlanda que se haya concentrado en el mercado de exportaciones pagó 0% de impuestos corporativos“, dijo Barry O’Leary, presidente ejecutivo de IDA Irlanda, que está cargo de llevar inversiones al país.

Apple dijo que pagó todos los impuestos correspondientes en los países en los que opera. Rehusó comentar sobre el trato tributario que recibió en la década de 1980.

Como parte del ingreso de Irlanda a la Comunidad Económica Europea, precursora de la Unión Europea, en 1973 se vio obligada a dejar de ofrecer exenciones tributarias a los exportadores.

 

Siguientes artículos

Infonavit detiene pagos a Geo, Homex y Urbi
Por

Las constructoras de vivienda enfrentan serios problemas de liquidez.   Reuters Infonavit, el mayor financiador de vivie...