Por temores a la enfermedad, policías y militares han tomado medidas de cuarentena como bloquear carreteras, que han impedido que agricultores se desplacen a sus campos, lo que ha propiciado una disminución en la producción de alimentos, aumentando los temores a una hambruna.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

MONROVIA/GINEBRA  – Liberia luchaba el martes por detener la propagación del ébola en su hacinada capital costera, Monrovia, y registraba la mayor cantidad de nuevas muertes, mientras la cifra de fallecidos por el peor brote mundial del virus llegaba casi a 1,300.

El Gobierno liberiano impuso un toque de queda a partir de las 9 p.m. (2100 GMT) y hasta las 6 a.m. hora local, en un esfuerzo por prevenir la propagación del virus, informó la radio estatal el martes.

La epidemia del mal hemorrágico, que puede matar hasta al 90% de los infectados, está haciendo estragos en Liberia, Sierra Leona y Guinea, pequeños estados de África Occidental. Pero también se manifestó en Nigeria, la mayor economía del continente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) corría para incrementar la respuesta global ante el brote detectado por primera vez en marzo, incluyendo envíos de alimentos hacia zonas en cuarentena, y anunció que las muertes hasta el 16 de agosto subieron a 1,229 de un total de 2,240 casos.

Entre el 14 y el 16 de agosto, Liberia registró el mayor número de nuevas muertes con 53, seguida por Sierra Leona con 17, y Guinea con 14.

La OMS dijo que trabajaba con el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por su sigla en inglés) para asegurar que se entreguen alimentos a un millón de personas que viven en zonas en cuarentena por ébola en la región fronteriza de Guinea, Liberia y Sierra Leona.

“Los alimentos han sido entregados a pacientes hospitalizados y a gente en cuarentena que no puede salir de sus hogares para comprar comida”, dijo la entidad en un comunicado.

Además de infecciones en zonas fronterizas, Liberia lucha por detener la propagación del virus en los barrios más pobres de su capital, como West Point, donde el fin de semana una multitud lanzó piedras y saqueó un centro temporal para sospechosos de estar infectados, 17 de los cuales escaparon.

Mientras aumentaban los temores de contagio -el ébola se propaga por contacto con los fluidos corporales de personas infectadas- la policía de Liberia dijo que atrapó a los sospechosos de estar infectados que habían huido.

“Nos complace confirmar que los 17 individuos fueron encontrados y transferidos al centro especializado JFK para el tratamiento del ébola”, dijo a Reuters el martes el ministro de Información de Liberia, Lewis Brown.

En tanto, un hospital el Berlín informó que una mujer ingresada el miércoles y tratada por sospechas de estar infectada de ébola no parecía padecer el virus y que no había estado en la zona afectada de África occidental.

Una portavoz del hospital Charite afirmó que la mujer, cuyo nombre no fue revelado, probablemente sufría de una infección estomacal, aunque no se podía descartar formalmente el ébola hasta examinar los resultados de sus exámenes de sangre.

 

Medicamento muestra resultados

La OMS dio la luz verde este mes para el uso de fármacos no probados sobre pacientes con ébola.

En Monrovia, tres trabajadores de la salud africanos recibieron el medicamento experimental ZMapp, que ya había sido usado en dos trabajadores humanitarios estadounidenses que están siendo tratados en ese país tras ser trasladados desde Liberia.

Brown afirmó que los tres africanos tratados con ZMapp han mostrado “notables señales de mejoría”, citando una evaluación del médico que supervisa el tratamiento.

Sin embargo, el fabricante del fármaco, Mapp Biopharmaceutical, con sede en California, ha dicho que sus escasos suministros ya se agotaron. Funcionarios han advertido al público que no coloque muchas esperanzas en tratamientos escasos y no probados.

Temores a la enfermedad y a medidas de cuarentena, como bloqueos carreteros por parte de policías y militares, han impedido que los agricultores se desplacen a sus campos y debido a eso ha disminuido la producción de alimentos, aumentando los temores a una hambruna.

“Creemos que más allá del control del brote habrá una severa escasez de alimentos”, comentó Gon Myers, director de WFP en Sierra Leona.

La OMS ha ordenado a los países afectados por el brote que examinen a las personas que están abandonando el territorio, en aeropuertos, puertos marítimos y grandes puntos fronterizos terrestres.

La entidad se mostrado en contra de mayores restricciones de viajes, pero varias aerolíneas nacionales e internacionales han cancelado vuelos a Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Nigeria dijo el lunes que su número de casos confirmados de ébola había llegado a 12, frente a 10 la semana pasada, pero que cinco de ellos se habían recuperado casi por completo.

Cuatro personas han muerto por el virus en Nigeria, a donde fue llevado por un ciudadano estadounidense que llegó en avión desde Liberia.

Camerún anunció el martes que cerró su frontera con Nigeria en un intento de impedir el contagio del virus mortal.

 

Siguientes artículos

Santander lanza tarjeta de crédito que ayuda a pagar la Universidad
Por

La entidad financiera presentó el programa ‘Tu carrera’, en el cual cada vez que los clientes hagan uso de su tarjeta se...