Tras registrar una rápida expansión en 2013, la economía de Gran Bretaña ha continuado con un ritmo de crecimiento mucho mayor al de casi todos los países desarrollados.

 

Reuters

LONDRES  – La economía británica seguía recuperándose vigorosamente este año, mostraron datos, con un mayor incremento a lo esperado en la producción manufacturera, un positivo primer trimestre para las empresas y señales de mejores salarios.

PUBLICIDAD

La libra esterlina se apreciaba después de que la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) dijo que la producción manufacturera se había expandido un 1% en febrero respecto a enero, su mayor incremento desde septiembre del año pasado.

La producción fabril fue un 3.8% mayor que en el mismo mes del 2013, su mayor incremento interanual en tres años.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters pronosticaban un alza mensual de un 0.3% y un avance interanual de un 3.1%.

La producción industrial total, que incluye la generación de energía y la producción de petróleo en el Mar del Norte además de las manufacturas, escaló un 0.9% en el mes, recuperándose de un débil enero, cuando el mal clima afectó el bombeo de hidrocarburos.

La cifra fue mayor al 0.3% pronosticado por el sondeo de Reuters.

En comparación a un año atrás, la producción industrial subió un 2.7%, sostuvo la ONE.

El ministro de Finanzas de Gran Bretaña, George Osborne, anunció el mes pasado medidas para ayudar a los manufactureros en el marco de planes británicos de larga data para hacer a la economía menos dependiente de la demanda del consumidor.

Tras registrar una recuperación sorprendentemente veloz en el 2013, la economía británica está creciendo más rápidamente que las de casi todos los otros países desarrollados.

La economista de Newedge Strategy Annalisa Piazza dijo que los datos divulgados por la ONE sugieren que la economía británica creció un 0.7% en el primer trimestre, manteniendo el ritmo respecto a los últimos tres meses del 2013.

Alan Clarke, de Scotiabank, afirmó que el dato no mostró un impacto significativo debido a las inundaciones y al clima húmedo de febrero.

Con una recuperación acompañada por una inflación contenida, los consejeros del Banco de Inglaterra, que se reunirán esta semana, no tendrán prisa por elevar las tasas de interés desde su mínimo histórico de un 0,5 por ciento.

El banco ha señalado al segundo trimestre del 2015 como el momento más probable para un alza de tasas.

También había otras señales de fortaleza en la economía británica.

Un sondeo de las Cámaras de Comercio Británicas mostró que seis balanzas de manufacturas claves, incluyendo planes de inversión, alcanzaron máximos históricos en el primer trimestre y los servicios también tuvieron un buen desempeño.

Un segundo sondeo mostró que los empleadores británicos están elevando los salarios que ofrecen a nuevo personal permanente a su tasa más veloz en casi siete años, en un intento por llenar vacantes.

 

Siguientes artículos

Japón mantiene política monetaria sin cambios
Por

El banco central confía en que no será necesario adoptar nuevas medidas para revertir la deflación y sostuvo que se encu...