Notimex.- Grupo Financiero Santander estimó que en 2019 la economía mexicana crecerá 2.3% y si bien hay factores que lo afectan a la baja, también hay elementos positivos que permitirán lograr un desempeño ligeramente mayor que en los dos años previos.

Para la institución financiera, uno de los principales elementos que limitaría el crecimiento de la economía en su conjunto es la incertidumbre que prevalece en el sector de las actividades petroleras.

Refirió que la producción de petróleo crudo sigue a la baja y en agosto pasado se ubicó en un mínimo de 1,816 millones de barriles diarios y proyectó que bajará 5.0% en 2018, con un promedio anual 1,852 millones de barriles diarios, mientras que en 2019 habrá una baja adicional de 1.5%.

Estimó además que la economía de Estados Unidos “regresará a tasas de expansión más cercanas a su potencial”, una vez que pasen los efectos positivos de la reforma fiscal aplicada en 2018.

PUBLICIDAD

Se prevé que después de alcanzar un crecimiento alrededor de 3.0% en 2018, la economía estadounidense crecerá en torno al 2.5%, refirió en un análisis.

En cuanto a los factores internos de la economía mexicana, apuntó que en el inicio de cada administración pública se advierte en los primeros meses un lento dinamismo del ejercicio del gasto público, en algo que se considera transitorio y normal, como resultado de nuevos procesos en la toma de decisiones.

Ello se revierte gradualmente, pero de corto plazo se traduce en un menor crecimiento del gasto en comparación con el último año de la administración saliente, expuso Santander.

En el sentido opuesto, una vez que se tiene el Acuerdo Estados Unidos-México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés), estimó que mejorará la dinámica de la inversión privada con mayor certidumbre sobre el futuro de los flujos comerciales y de inversión.

También anticipó que los gastos de los consumidores apoyarán el crecimiento económico, ya que de nuevo se tendrá una recuperación de los salarios reales contractuales, además de que se tiene el propósito de la nueva administración de alentar el crecimiento de los salarios mínimos.

Previó que ante el desempeño de la producción de petróleo, la siguiente administración alentaría la inversión pública y privada en el sector, ya que resultará fundamental “seguir impulsando y eventualmente acelerar la implementación de la reforma energética”.

Estas previsiones suponen que el próximo gobierno mantendrá los esfuerzos de consolidación fiscal y que el déficit presupuestal se ubicará en torno a 2.0% del Producto Interno Bruto (PIB), para preservar la estabilidad macroeconómica, lo cual propiciará junto con el Acuerdo Estados Unidos-México y Canadá, una mejora en la percepción riesgo país.

La institución financiera recordó que hace unas semanas revisó el crecimiento de 2018 a 2.1%, desde 2.4%, al considerar que las actividades petroleras presentan un desempeño sustancialmente menor a lo esperado.

 

Siguientes artículos

Foto: angélica Escobar/Forbes México.
López Obrador publicará video con detalles del nuevo aeropuerto
Por

AMLO dará a conocer detalles sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México y el método de la encuesta o consulta a l...