El presidente de la Fed de Boston dijo que las condiciones económicas de Estados Unidos no son las más adecuadas para comenzar con la normalización de la política monetaria, en tanto que Stanley Fischer, vicepresidente del organismo, advirtió en un evento por separado sobre la complacencia ante riesgos de crisis financieras.

 

Reuters

PUBLICIDAD

Con poca evidencia de que la economía de Estados Unidos se está recuperando tras un primer trimestre muy débil, la Reserva Federal no está en posición de comenzar a subir las tasas de interés por primera vez desde 2006, dijo el lunes el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren.

“Las condiciones para empezar a endurecer la política monetaria todavía no se han cumplido”, dijo en declaraciones preparadas para un evento en Hartford, Connecticut.

La Reserva Federal ha sostenido que subirá las tasas de interés una vez que vea mejoras sólidas en el mercado laboral, y confía razonablemente en que la inflación se dirige de nuevo a la meta de 2% de la Fed.

Pero con un crecimiento en el primer semestre del año probablemente por debajo del potencial de la economía de un crecimiento de casi 2%, “no espero ver mejoras oportunas en la tasa de desempleo y un progreso suficiente en torno a la meta de inflación del 2% “, dijo Rosengren.

“Esto, en mi opinión, genera un argumento convincente de seguir siendo pacientes en torno a la política monetaria”, agregó.

Los comentarios fuertemente moderados de Rosengren se dan en momentos en que las autoridades de la Fed se preparan para reunirse en unas dos semanas a fin de evaluar una posible alza de las tasas.

Las autoridades han mantenido las tasas de interés en cerca de cero desde diciembre de 2008, y la mayoría, incluyendo a Rosengren, han considerado por mucho tiempo que podrían comenzar a subir este año.

Incluso después del débil desempeño de la economía en el primer trimestre, las autoridades mantuvieron esa perspectiva, atribuyendo la desaceleración a los efectos de un invierno boreal severo y prediciendo una rápida recuperación.

Hasta ahora hay pocas señales de recuperación, dijo Rosengren. Esto debería llevar a las autoridades a considerar que los consumidores se estarían comportando de manera distinta tras la crisis financiera, gastando menos y ahorrando más que en recuperaciones anteriores, dijo.

En cualquier caso, destacó, la Fed tradicionalmente ha lanzado ciclos de ajuste monetario en el pasado en medio de un crecimiento más fuerte que el visto actualmente.

Rosengren no es miembro votante este año en el panel de política monetaria de la Fed.

 

Riesgos de crisis financieras

Los reguladores financieros necesitan estar alertas ante la amenaza de crisis financieras futuras, particularmente en momentos en que los bancos aumentan la presión para reducir normas diseñadas para apuntalar al sistema financiero, dijo el lunes el vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer.

“Las regulaciones se han intensificado y la reacción de los banqueros es evidente y está haciendo progresos”, dijo el alto funcionario de la Reserva Federal durante una conferencia internacional sobre política monetaria en Toronto.

“Pero a menudo cuando los banqueros se quejan de las regulaciones, dan la impresión de que las crisis financieras son ahora una cosa del pasado y además en muchos casos, que no juegan ningún rol en las crisis anteriores”, sostuvo.

Ninguno es el caso, dijo Fischer, que en sus declaraciones preparadas resumió las lecciones que aprendió al desempeñarse durante décadas en varios cargos a nivel global para la formulación de políticas. El funcionario no se refirió a la postura actual de la política monetaria o al estado de la economía.

La compra de bonos, dijo, puede estimular efectivamente a la economía cuando los bancos centrales ya han reducido las tasas de interés a cero. Los bancos centrales también han aprendido que pueden reducir las tasas de interés incluso por debajo de cero, algo que antes se pensaba que era imposible.

Pero con medidas de estímulo extraordinarias también viene el riesgo de una potencial inestabilidad financiera, según han observado muchos economistas, e incluso algunas autoridades de la Fed han citado los riesgos de estabilidad financiera como una importante razón para comenzar a elevar las tasas más pronto que tarde.

Fischer no adoptó esa postura, aunque dijo que la política monetaria no debería descartarse para combatir las burbujas debido a que no está claro que los reguladores tengan todas las herramientas que necesitan para evitar crisis.

 

Siguientes artículos

Envío de remesas se desacelera en abril
Por

Los envíos de dinero de los mexicanos que viven en el extranjero a sus familiares en el país sumaron en el cuarto mes de...