La economía creció en el primer trimestre a un ritmo anualizado de un 6.7%, según datos reportados el lunes, una fuerte alza desde una lectura inicial de un aumento del 5.9%.

 

Reuters

TOKIO- El crecimiento de Japón en el primer trimestre superó holgadamente las estimaciones iniciales ante un aumento inesperado en el gastos de capital, lo que ofrece nuevas señales de que la tercera mayor economía del mundo está en mejores condiciones para resistir una baja del consumo por un alza del impuesto sobre las ventas.

PUBLICIDAD

Sumándose al optimismo, datos de la cuenta corriente mostraron que los visitantes extranjeros gastaron más dinero que los japoneses que viajaron fuera del país por primera vez en 44 años, un buen presagio para las empresas niponas de la industria minorista y el turismo.

Las cifras positivas apoyan la opinión del Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) de que la economía se recuperará moderadamente liderada por la demanda interna, y la evidencia cada vez mayor de un aumento en la inversión empresarial resulta particularmente satisfactoria para los responsables políticos.

“Las empresas no tienden a elevar el gasto antes de un alza del impuesto sobre las ventas, por lo que el aumento probablemente refleja una mejoría de las ganancias corporativas”, dijo Mitsumaru Kumagai, economista jefe del Instituto de Investigación Daiwa.

La economía de Japón creció en el primer trimestre a un ritmo anualizado de un 6.7%, según datos reportados el lunes, una fuerte alza desde una lectura inicial de un aumento del 5.9%, y que confirma el ritmo más rápido de expansión desde el período julio-septiembre del 2011.

Los datos superaron el pronóstico promedio del mercado de un aumento del Producto Interno Bruto de un 5.6%.

La revisión al alza se debió principalmente a un nuevo cálculo de los gastos de capital que tuvo en cuenta datos del Ministerio de Finanzas.

El gasto de capital corporativo se elevó un 7.6%, frente a un incremento previo del 4.9%, una señal alentadora para el primer ministro, Shinzo Abe, que tiene mucho interés en que las empresas ocupen más de su dinero para impulsar una recuperación económica sostenible.

En términos trimestrales, la economía creció un 1.6% en el periodo enero-marzo, frente a una expansión previa de un 1.5% . Esto se compara con un pronóstico promedio del mercado de un alza de un 1.4%.

Algunos analistas advierten de una incertidumbre por delante en momentos en que las empresas comienzan a sentir la presión del aumento en abril del impuesto sobre las ventas a un 8% desde un 5%.

“Un aumento de la demanda interna ayudó a Japón a lograr un alto crecimiento en (el periodo) enero-marzo. Pero una caída reaccionaria es inevitable, lo que significa que la economía se contraerá entre abril y junio”, dijo Takeshi Minami, economista jefe del Instituto de Investigación Norinchukin.

Por otra parte, los analistas dicen que la debilidad en la producción industrial y un declive en el gasto de los hogares a su ritmo más acelerado en tres años en abril sugieren un efecto paralizante de la subida del impuesto en el gasto del consumidor.

Sin embargo, hay señales de que la economía va a superar las caídas temporales en el crecimiento.

Bajo su programa de “flexibilización cuantitativa y cualitativa”, iniciado en abril del año pasado, el BOJ ha estado bombeando agresivamente dinero en los mercados con la esperanza de que los bancos presten más a las empresas, lo que a su vez aumentaría los salarios y el gasto de capital.

El crédito bancario se elevó un 2.3% en mayo respecto al año anterior, su aumento por trigésimo primer mes consecutivo y a un ritmo de crecimiento más rápido que el 2.1% de abril, mostraron datos del BOJ el lunes.

 

Siguientes artículos

‘Operación’ banano
Por

2013 fue un buen año para los productores de Centroamérica, las exportaciones de Guatemala fueron de 623 mdd, 25% superi...