La solidez de la economía estadounidense  permitiría una moderada  reducción en la compra de bonos a corto plazo, no obstante sería prematuro detener las compras mensuales. 

 

Reuters

El mercado laboral en Estados Unidos y la economía como un todo podrían ser lo suficientemente fuertes en unos pocos meses como para permitir que la Reserva Federal reduzca sus compras de bonos en un pequeño monto, dijo el miércoles uno de los funcionarios más moderados de la entidad.

PUBLICIDAD

Detener las compras mensuales de la Fed de 85,000 millones de dólares (mdd) en bonos y deuda respaldada por hipotecas sería “prematuro” en este momento, dijo el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, en declaraciones preparadas para un evento del Economic Club of Minnesota.

Pero, añadió, “también diría que podría ser indeseable una reducción abrupta de las compras, por lo que tiene sentido considerar una reducción modesta en el ritmo de adquisición de activos si vemos unos meses más de gradual mejoría en los mercados laborales y mejoría en la tasa de crecimiento general en la economía”.

Rosengren aseguró que tales avances son consistentes con sus actuales expectativas.

Aunque los más duros contra la inflación en la Fed han pedido durante meses una reducción del programa de compra de bonos, los comentarios de Rosengren del miércoles, pese a lo evasivos que fueron, señalan el creciente apoyo a la formulación de políticas de la Fed para una posible reducción en los estímulos monetarios tan pronto como en el verano boreal.

Los mercados financieros han estado internalizando un rápido fin del programa de compra de bonos desde el que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, dijo la semana pasada que una decisión de desacelerar el programa podría producirse en las próximas reuniones del panel que fijas la política monetaria del banco central.

Datos mejores a los esperados en el sector inmobiliario, y una mejoría en la confianza de los consumidores, también han impulsado tales expectativas.

Rosengren ha sido uno de los más enconados defensores de las compras de bonos.

El jefe de la Fed de Boston afirmó también, en una improvisada adición a sus comentarios preparados, que la economía estadounidense probablemente repunte en el segundo semestre del año, lo que ayudaría a reducir en algunas décimas de puntos porcentuales la tasa de desempleo.

El Producto Interno Bruto estadounidense crecería a alrededor de un 2.25% en el primer semestre de este año, lo que se aceleraría a alrededor de un 3% en la segunda mitad del 2013, aseguró Rosengren.

 

 

Siguientes artículos

Huelga golpea ventas de Femsa en Venezuela
Por

La firma ha calificado la huelga de “ilegal” y “arbitraria” y denunció que en el centro del país...