Desde Washington, a unos días de que se realice la votación para elegir al próximo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone está convencido de que es candidato con más apoyo en la región.

Su candidatura ha sido cuestionada por varios países que han manifestado una clara oposición, como Argentina o Costa Rica; la principal razón es que se trataría del primer presidente estadounidense en encabezar la institución regional, además de que se le asocia la figura de Donald Trump.

Sin embargo, el político, de ascendencia cubana, afirma que su proyecto para conducir el BID es sólido y puede detonar una ola de financiamiento que apoye la recuperación de América Latina.

“Una de las cosas que nosotros nos hemos propuesto como prioridad es movilizar los recursos para la región, eso se puede con una estructura que contempla tres maneras: una mayor capitalización, coordinación entre instituciones locales e internacionales y la regionalización, que permitiría devolver inversiones que se han establecido en Asia”, explica en entrevista con Forbes México.

Mauricio Claver es el principal asesor para las Américas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, su cargo es Asistente Adjunto del Presidente y Director Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, ha sido profesor de derecho en la Universidad Católica de América y la Universidad George Washington.

Actualmente cuenta con el respaldo abierto de países como Guyana , Haití , El Salvador y Paraguay, que lo han nominado como candidato propio. Mientras que Argentina y Costa Rica han buscado demorar la elección en pro de contar con un candidato latinoamericano que tenga respaldo uniforme. La votación para elegir al nuevo presidente del BID está planeada para este 12 y 13 de septiembre.

“Lo que buscan es obstaculizar y nos parece es que no es como se funciona en un espacio democrático , por ejemplo, en 2005 en la primera elección de Luis Alberto Moreno sólo ganó con el 56% del voto 44% de los accionistas se opusieron, pero ese 44% no buscó obstaculizar el proceso, la mayoría se respetó”.

El BID tiene 48 países miembros de los cuales 26 son miembros regionales de países prestatarios de América Latina y del Caribe, 2 son miembros regionales no prestatarios (Canadá y los Estados Unidos) y 20 son países miembros no regionales y no prestatarios de Asia y de Europa. El poder de votación de los países miembros del BID es el siguiente: América Latina y el Caribe tienen 50.015 por ciento, Estados Unidos 30.006 por ciento, Canadá 4.001 por ciento y los miembros no-regionales 15.979 por ciento.

Un plan de tres ejes

El político afirma que las necesidades de financiamiento de la región ya sobrepasaban los 87,000 millones de dólares previo a la pandemia por Coronavirus, lo cual se ha intensificado ante la contingencia sanitaria y el confinamiento.

Para Claver-Carone, la prioridad del BID deberá ser asegurarse de contar con los recursos suficientes para respaldar la recuperación de la región y contar con una estructura que permita que el sector privado sea un ente multiplicador del efecto de las inversiones de la banca de desarrollo.

El primer pilar de su estrategia es un refuerzo de la capitalización por parte de los inversionistas del Banco.

“Una capitalización formal que requeriría un acuerdo entre todos los gobernadores y los directores del BID y hay varias opiniones. La capitalización es una conversación que francamente no va a pasar de un día para otro, pero tiene que comenzar el primero de octubre porque si no, la región va a perder otros seis meses o un año sin tener ninguna perspectiva de un incremento de capital de financiamiento”, señala Mauricio Claver.

El segundo pilar implicaría una mayor coordinación con otros organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, que permitiera enfocar los esfuerzos y unir estrategia para ver mejores resultados.

“Es importante que la mano izquierda sepa lo que hace la derecha para que cada dólar tenga más impacto. Actualmente se están haciendo muchos poquitos y no están teniendo el impacto que debería porque no hay coordinación”, advierte.

Como ejemplo, señala que la Corporación Financiera Internacional Estadounidense (DFC por sus siglas en inglés, correspondientes a U.S. International Development Finance Corporation) tiene una estrategia en la que cada dólar que se invierte moviliza cuatro dólares de inversión privada, mientras que, por cada dólar que presta el BID se movilizan 40 centavos de inversión por parte de la iniciativa privada.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

“Imagina el efecto multiplicador que eso tendría en los países si pudiéramos llegar a la mitad de lo que es nuestro DFC, creemos que con el liderazgo norteamericano podríamos tener mucho más impacto en movilización de dólaress del sector privado para inversiones en la región”.

Como tercer eje, la estrategia de Claver Carone contempla un momento de oportunidad para regresar inversiones que se han establecido en Asia al continente americano.

“Aprovechar la regionalización de los conceptos que es la gran oportunidad que existe para las empresas que ahora tienen la opción de regresar de Asia a las Americas porque vivieron de primera mano las dificultades que hubieron con las cadenas de abastecimiento”.

Desde la perspectiva de Mauricio Claver, ofrecer condiciones para que las empresas establezcan inversión en América en vez de Asia ofrece una oportunidad de captar 50,000 millones de dólares en repatriación.

“En 2018 y 2019, las inversiones de Estados Unidos en América Latina bajaron como en 35,000 millones y subieron 50,000 millones hacia Asia. Esa correlación tenemos que invertirla . Esa podría ser una oportunidad de entre 30 y 50 mil millones de dólares que podrían regresar aquí, hay que aprovechar esa oportunidad ahora”, afirma.

México, el gran beneficiario

Cuestionado sobre qué papel jugaría México en el escenario que vislumbra, Claver- Carone es optimista sobre los beneficios que se pueden obtener en este país.

“México indiscutiblemente sería uno de los mayores beneficiarios de la agenda y la visión que hemos propuesto para el BID, nuestra relación con el gobierno y la agenda de trabajo es prueba de eso. En el sentir práctico es indiscutible, no sólo por su posición geográfica y su tamaño, sino por las industrias. Hay mucho que se puede hacer conjuntamente con México”.

El politico estadounidense afirma que aunque existen diferencias ideológicas y agendas políticas distintas, el objetivo debe ser el beneficio de la región y la cooperación.

“México tiene derecho de votar a favor o en contra de quien desee (en la elección para presidente del BID), a México le pedimos como un país amigo y un país vecino -un país en el que no tenemos la más mínima duda que sería uno de los mayores beneficiarios de la visión y agenda-, que se permita votar en un espacio mayoritario y democrático y, al respetar el resultado de la mayoría, trabajar conjuntamente como los amigos que somos”, añade Mauricio Claver.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

petroleras Moody's
Moody’s descarta recuperación antes de 2023
Por

La calificadora podría tomar una decisión sobre la calificación de México en el primer semestre del 2021, afirma que el...