La tendencia de los indicadores manufacturo y no manufacturo del IMEF por arriba de los 50 puntos muestra que la economía mexicana está entrando de forma positiva hacia el segundo trimestre del año.

 

El Indicador IMEF manufacturero registró 52.4 puntos en mayo, lo que representó un incremento de 0.5 puntos respecto a abril. “Esto contribuyó a que la tendencia ciclo alcanzara el nivel más alto de los últimos seis meses”, destacó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

PUBLICIDAD

El Comité Técnico explicó que el aumento del indicador manufacturero se debe a las expansiones observadas en los subíndices de nuevos pedidos, producción, entrega de productos e inventarios, cuyo efecto se vio parcialmente compensado por la caída en el subíndice de empleo.

El IMEF destacó que las exportaciones manufactureras han mantenido un mejor desempeño, particularmente las relacionadas con el sector automotriz. Sin embargo, resaltó la rápida contracción de las exportaciones petroleras causada por la caída de los precios internacionales del crudo.

El comité destacó la recuperación de la construcción en marzo, aunque señaló una cierta moderación en el ritmo de crecimiento de este sector.

Respeto al indicador de servicios, el Comité del IMEF dijo que éste se redujo 0.3 puntos, por lo que se ubicó en 51.1 unidades.

A pesar de esta ligera caída, la tendencia ciclo del indicador IMEF no manufacturero continuó su tendencia al alza, ubicándose en el nivel más alto de los últimos seis meses, comentó.

La reducción del indicador IMEF no manufacturero se debió a caídas de los subíndices en nuevos pedidos y entrega de productos, por 0.5 y 1.5 unidades, respectivamente; parcialmente contrarrestado por incrementos de 0.2 puntos en los subíndices de producción y empleo.

La tendencia de los indicadores manufacturo y no manufacturo del IMEF por arriba de los 50 puntos muestra que la economía mexicana está entrando de forma positiva hacia el segundo trimestre del año.

 

Siguientes artículos

Privatizar el dinero, urgente
Por

Para ello, es necesario abolir los bancos centrales, obligar a los gobiernos a la disciplina financiera y la competencia...