Reuters.- La economía de México se desaceleró más de lo esperado en el cuarto trimestre, frente al anterior, afectada principalmente por una caída de la actividad industrial.

Así, cerró el año pasado con una expansión de un 2%, similar al avance de 2017, dijo el lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Producto Interno Bruto (PIB) creció un 0.2% en el período octubre-diciembre de 2018, un avance menor al dato preliminar de 0.3% publicado previamente y por debajo del 0.8% del tercer trimestre, según cifras del Inegi.

Te interesa: 

PUBLICIDAD

ANÁLISIS | La guerra comercial de EU amenaza a la industria automotriz

Según la cifra interanual, el PIB de México creció un 1.7% en el último trimestre de 2018, también menor al dato preliminar de 1.8%, mientras que en todo 2018 la economía se expandió un 2% tras haber crecido un 2.1% en 2017, en cifras originales.

Analistas esperaban la desaceleración en el último cuarto del año, debido a la menor actividad industrial, que cayó 1.2% respecto al trimestre previo, y a que tradicionalmente al final de cada sexenio presidencial el gobierno cierra la llave del presupuesto en la segunda mitad de su último año de mandato.

En un reporte aparte, el Inegi publicó que la actividad industrial mexicana retrocedió 0.4% en diciembre respecto al mes anterior en términos reales, arrastrada por bajas en todos los sectores, mientras que no creció respecto a igual mes en 2017 en cifras originales.

Durante casi todo 2018, la economía mexicana lidió con la incertidumbre generada por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y Estados Unidos y las elecciones presidenciales en las que triunfó el izquierdista Andrés Manuel López Obrador en julio.

Medidas anunciadas por el mandatario desde antes de asumir el cargo, el 1 de diciembre, y algunas iniciativas legislativas presentadas por su partido Morena generaron volatilidad en el peso y la bolsa, especialmente en los últimos meses del año.

El Banco de México dijo en la minuta de su más reciente decisión de política monetaria que el balance de riesgos para el crecimiento sigue sesgado a la baja, y mencionó el futuro y la fragilidad en las finanzas de la estatal Pemex entre los factores que pudieran afectar la economía.

Recientemente, la agencia Fitch rebajó la calificación de la deuda emitida por Pemex en dos escalones, aunque todavía se encuentra dentro de su categoría de grado de inversión, lo que desató algunos temores acerca de una posible baja en la calificación crediticia soberana.

El Gobierno previó en el proyecto de presupuesto 2019 un crecimiento del PIB de entre un 1.5 y un 2.5 por ciento para este año.

Ahora lee:

En consulta cerrada, gana el sí a la termoeléctrica con 59.5% de los votos

 

Siguientes artículos

Trump planea cumbre con China sobre acuerdo comercial
Por

El mandatario estadounidense anunció en la víspera que aplazaba el aumento de aranceles a China, previsto para este vier...