La economía mexicana se desacelerará en 2017, estimó Bank of America (BofA) Merryl Lynch, y recortó su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a 2.3% para el próximo año desde 2.5%.

“Esperamos cierta desaceleración en la economía. Las tres razones son menor demanda de nuestros productos, sobre todo de Estados Unidos, menor gasto gubernamental y política monetaria más apretada”, dijo Carlos Capistrán, economista en jefe de BofA para México en conferencia de prensa.

El sector manufacturero de Estados Unidos se encuentra “casi en recesión”, y afecta a México porque es el principal comprador de las exportaciones manufactureras, que representan 30% del PIB mexicano.

PUBLICIDAD

Además, la consolidación fiscal también continuará afectando al crecimiento de México, que en 2015 registró un déficit de 1.2% del PIB y donde el gobierno tiene un objetivo de superávit de 0.2% en 2017.

“Hasta ahora, el gasto público se ha contraído 3.2% a tasa trimestral anualizada en el primer trimestre del año”.

En cuanto a la política monetaria, el movimiento de Banxico significa tasas de interés más altas que eventualmente se reflejarán en créditos más costosos. Si desacelera el crédito también la economía, según el economista en jefe de BofA en México.

Lee tambiénBanxico prepara más movimientos de tasas en 2016

Proteccionismo en EU y más recortes a Pemex, otros riesgos

Las promesas proteccionistas de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump y Hillary Clinton, en caso de materializarse, serían malas noticias para México.

El candidato republicano e hijo de migrantes ha dicho que construirá un muro fronterizo para detener el cruce de mexicanos a Estados Unidos, y que el gobierno de México deberá pagar por él, de lo contrario, retendrá el flujo de remesas, un componente muy importante para el consumo interno de nuestro país.

Trump también ha hablado de aranceles comerciales entre ambos países y el regreso de empresas nacionales para reactivar la economía estadounidense, para la que BofA estima un crecimiento de 1.8% en 2016.

Los recortes del gobierno, enfocados a Pemex, podría lastimar la producción petrolera o el gasto agregado aún más de los esperado.

El 17 de febrero, Hacienda anunció un recorte presupuestal para Petróleos Mexicanos de 100,000 mdp.

Consumo, en niveles récord gracias a remesas

Pese a los riesgos, el consumo seguirá creciendo por encima de la economía mexicana, añadió Capistrán.

Entre las razones principales de este escenario, está la fortaleza de las remesas en dólares que recibe nuestro país, que puede cerrar el año con 28,000 millones de dólares, un récord histórico.

 

Beneficios de un peso barato

Ante un choque fuerte como Brexit, con estimaciones de recesión en Reino Unido y bajas de crecimiento en Unión Europea y Estados Unidos, BofA minimizó el impacto para México pues el tipo de cambio hizo más baratos los precios de productos mexicanos y así se amortiguó el golpe.

“En otros países no movieron sus monedas, y al no mover sus precios, tienen menor demanda”.

Capistrán ejemplifica el efecto de la demanda con helados. “Si vendes helados y empieza a llover, el primero que baje el precio le va a ir mejor y va a vender más que quien insiste en no mover los precios”.

Otro beneficio de la depreciación la inversión extranjera directa. Para las empresas manufactureras, con bajos costos les conviene ampliar sus plantas automotrices.

Lee también: Producción automotriz muestra señales de recuperación

Capistrán prevé que muchas empresas manufactureras, energéticas y en menor medida de telecomunicaciones envíen más capitales a México a través de la Inversión Extranjera Directa (IED).

 

Petróleo, en 60 dólares hacia 2017

A pesar de que la crisis del petróleo ha retrasado los planes de inversión tras la reforma energética, Capistrán ve  oportunidades “espectaculares” para México en materia de aguas profundas.

El economista estima que la mezcla Brent, el principal referente petrolero en los mercados, seguirá subiendo y termine el año por encima de los 50 dólares por barril y llegue a 60 durante 2017.

Con esos números habría una buena colocación de inversiones en la Ronda 1.4, según el directivo, pues las aguas profundas del Golfo tienen el mayor break even [punto muerto o umbral de rentabilidad] más bajo del mundo.

“A partir del pronóstico de 50 dólares por barril, creemos que las empresas van a estar dispuestas a entrarle a las aguas profundas en México. Confiamos en que la ronda 1.4 va a ser exitosa”, añadió Capistrán.

 

 

Siguientes artículos

Reventa de alimentos, un mercado negro de 10,000 mdd en Venezuela
Por

La reventa de alimentos y medicinas involucra a dos millones de venezolanos, que obtienen 5,000 dólares anuales.