HR Ratings considera que el tipo de cambio y los precios del petróleo podrían haber superado ya sus etapas más críticas; sin embargo, la calificadora advierte que la economía mexicana aún debe lidiar con retos que le impiden tener un crecimiento sostenido de 3%.

 

 

Los precios del petróleo podrían haber pasado su momento más crítico luego de perder casi 60% desde el promedio de 2014. En opinión de Félix Boni, director general de análisis de la calificadora HR Ratings, los niveles observados en los últimos meses pueden ser una señal de que los precios empezarán a estabilizarse.

PUBLICIDAD

“El precio del petróleo, si bien ha caído, lo ha hecho a una tasa menor. Esto nos permite pensar que quizá ya pasó lo peor en cuanto al precio del petróleo”, dijo el analista en conferencia de prensa.

La mezcla de referencia WTI pasó de un promedio superior a 90 dólares por barril en 2014 a un promedio cercano a 40 dólares.

“La cuestión ahora es ver el impacto que implica esta caída. México ha dejado de producir crudo y esto ha hecho aumentar la importación de petrolíferos”.

En términos de tipo de cambio. Boni explica que durante septiembre, el tipo de cambio referencia para el pago de obligaciones en dólares tocó su punto máximo de 17.01 pesos por dólar.

“Aunque hablamos de mucha debilidad, hay que considerar que la depreciación del peso no ha sido muy diferente a lo que se ve en otras monedas”, señala.

La calificadora prevé que el tipo de cambio podría volver a debilitarse una vez que la Reserva Federa eleve sus tasas de interés, sin embargo, no se prevé que la volatilidad derivada del movimiento genere efectos de largo plazo.

“El cambio no va a ser abrupto, pues la Fed será muy cautelosa. El tipo de cambio también podría empezar a tener niveles de soporte más favorables”.

 

Debilidad Latente

Pese a que el petróleo y el tipo de cambio podrían empezar a recuperar el equilibrio. Félix Boni considera que México aún enfrenta retos para mantener la economía acelerada.

“Para crecer 3% de manera sostenida, se necesita un mayor crecimiento global, pero, sobre todo, una vigorosa recuperación del crecimiento en Estados Unidos y, de manera interna, más estabilidad en términos macroeconómicos porque hemos visto un deterioro por el lado de la deuda”, dijo el analista.

Explicó que es crucial que se busque una recuperación de los niveles de crecimiento en las exportaciones manufactureras, pues el avance ha desacelerado.

“México ya no es un país petrolero, ahora es un país manufacturero, hay cosas que hacer al interior, pero será necesario ver un crecimiento más acelerado en estados Unidos”.

HR Ratings prevé un crecimiento de 2.52% para el cierre de 2015, con un avance de 3% en 2016.

 

Siguientes artículos

OPEP debatirá incremento técnico de producción
Por

La OPEP necesita presentar el asunto con mucho cuidado a los mercados, para que la decisión sea vista únicamente como un...