La economía de México podría contraerse hasta 10%, lo que sería su peor caída desde la Gran Depresión (14%), de acuerdo con la economista Gabriela Siller.

De acuerdo con la especialista, la falta de una política fiscal contracíclica en el plan de reactivación económica del presidente Andrés Manuel López Obrador y la falta de apoyo a industrias afectadas provocará la contracción del PIB mexicano.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

“Los escenarios para el PIB de México son: optimista con caída del 5%, central con caída del 8% y pesimista de caída del 10%. Si se alcanza el escenario pesimista, sería la peor caída del PIB de México desde la Gran Depresión, cuando cayó 14%“, advirtió Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco BASE.

La analista, en su cuenta de Twitter, explicó que “entre los puntos positivos del anuncio del presidente está que el gabinete se mantiene sin cambios y la menor carga fiscal a PEMEX. Entre lo negativo, la ausencia de apoyo a empresas de industrias afectadas y falta de apoyo para retención de empleo.

De acuerdo al reporte de Banco BASE, este escenario pesimista de una caída anual del PIB del 10%, considera que hubo un impacto moderado en la actividad económica de marzo (severo solo en la segunda mitad del mes) y que habrá un impacto severo en los meses de abril y mayo, atenuándose en junio y julio por una reactivación económica parcial y que se comience a observar una recuperación hasta agosto.

Sigue la información de la economía y los negocios en Forbes México

“La negativa del gobierno a implementar medidas contracíclicas, optando por enfocarse en los proyectos estrella de la administración, combinado con una probable contracción económica severa (en el mejor de los casos similar a lo observado en la Gran Recesión), hace probable que la deuda de Pemex pierda su grado de inversión en los próximos meses”, indicó.

 

Siguientes artículos

inversiones
AMLO presentará plan de inversión energética la próxima semana
Por

Se trata de un programa de inversión pública, privada y social por un monto aproximado por 339,000 millones de pesos