La economía determina muchos aspectos de la vida cotidiana de cualquier persona y la sexualidad no es la excepción, pues de acuerdo con un sexólogo español, los seres humanos son monógamos porque son pobres.

De acuerdo con Manuel Lucas Matheu, presidente de la Sociedad Española de Intervención en Sexología y miembro vitalicio de la Academia Internacional de Sexología Médica, las especies animales que son monógamas son aquellas que no tienen tiempo ni recursos suficientes como para poder dedicarse a hacer cada año un cortejo.

En entrevista con BBC Mundo, el especialista de 69 años de edad puso de ejemplo a las cigüeñas, las cuales son monógamas porque tienen que emplear mucha energía todos los años en las migraciones que realizan. Del mismo modo, agregó, todos los animales que viven en lugares con alimento escaso suelen ser más monógamos.

La monogamia no es un rasgo del ser humano, aseguró Matheu, quien hizo referencia al atlas etnográfico de George P. Murdock, antropólogo que analizó más de 800 sociedades y el 80% de ellas no eran monogámicas, pues los hombres o las mujeres podían tener varias parejas sexuales.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la cultura occidental y sus visiones económica y moral han extendido la monogamia, consideró Matheu.

No obstante, la naturaleza polígama de los humanos se deja ver en los ricos, ya que ellos a lo mucho son monógamos secuenciales, es decir, que tienen a lo largo de su vida varias parejas, una detrás de otra.

“Los que no somos ricos no podemos ser monógamos secuenciales porque separarse y divorciarse conlleva un enorme daño económico. Y la poligamia también es muy caro, ni usted ni yo nos la podemos permitir”, indicó el sexólogo.

Por otro lado, el especialista también piensa que la sociedad burguesa capitalista ha concentrado la sexualidad en los genitales para que el resto del cuerpo se pueda concentrar en producir para el sistema.

En ese sentido, señaló que la piel debería ser el verdadero punto G de los humanos.

“Los seres humanos tenemos la piel más sensible de todos los mamíferos, sin embargo, qué poco la aprovechamos en nuestra cultura. Nos hemos olvidado de la piel, que en mi opinión es nuestro gran órgano sexual. Hoy en día nos acariciamos muy poco, las familias se dedican a acariciar al perro o al gato pero no a acariciarse entre ellos”, mencionó.

Lee también: El pilar del capitalismo consciente debe ser la sociedad: Raj Sisodia

 

Siguientes artículos

AMLO habla con Trudeau e insiste en buscar un acuerdo trilateral
Por

El presidente electo Andrés López Obrador dijo que no revisará lo que el actual gobierno mexicano ya acordó con Estados...